Puebla, Pue. Ante los problemas de tránsito que se generan en las horas pico sobre la autopista México-Puebla a la altura del parque industrial Finsa, donde está la planta Volkswagen de México, el gobierno estatal busca construir una vialidad secundaria solo para el transporte de carga y que acceda rápido a la zona fabril, cuya inversión estimada sería 367.3 millones de pesos.

Por lo anterior, la administración del mandatario Miguel Barbosa Huerta ingresó la solicitud de Manifestación de Impacto Ambiental (MÍA) a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el 30 de noviembre, y está publicado en la Gaceta Ecológica del jueves pasado.

El proyecto consiste en la construcción y operación de un Sistema Vial Integral para el Anillo Periférico Ecológico, con una longitud de 2,580 metros en donde se requerirá la construcción de dos entronques, un puente para librar el paso del río Atoyac, así como obras de drenaje menor, afectando una superficie de 110.173 metros cuadrados.

Las obras se harán para el Anillo Periférico Ecológico, que comprende San Lorenzo Almecatla y Emilio Carranza, en las localidades de Cuautlancingo y la capital del estado, respectivamente.

Además, el proyecto incluye las etapas de preparación del sitio, construcción y abandono del lugar hasta dejar el proyecto en óptimas condiciones para iniciar la etapa de operación y mantenimiento.

El gobierno del estado puso entre sus argumentos que formará parte el Sistema Vial Integral, continuando su trayecto por la parte norte de la ciudad de Puebla, lo cual permitirá unirse a largo plazo a distintas vías importantes como la carretera Puebla-Tlaxcala.

Canacintra

Al respecto, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Luis Espinosa Rueda, consideró que ayudará a desfogar el tráfico que se genera en la zona industrial, donde cada vez que había un accidente vehicular representaba afectaciones en las operaciones logísticas y en consecuencia dinero, porque no había otros caminos alternos.

Indicó que el segundo piso de la autopista ayudó a resolver parte del problema, porque los camiones que iban a la Ciudad de México dejaron de pasar por la zona industrial, pero sí se requiere mejorar la circulación.

Comentó que no conoce a fondo el proyecto, pero espera que se haga el próximo año, aunque por las obras tendrán que adecuarse a las complicaciones para no tener retrasos en los tiempos de entrega de producto terminado o materia prima a las empresas en su mayoría proveedores de Volkswagen.

El presidente indicó que los más de 100 industriales que están en la zona fabril coadyuvarán con las autoridades estatales para tener acciones que permitan el desfogue de la circulación mientras se dan los trabajos, pero a la par piden celeridad del proyecto, ya que Finsa es donde se genera la mayor producción del sector automotriz.

estados@eleconomista.mx