Puebla, Pue. El estado se une al plan de austeridad que han llevado a cabo otros para apoyar la economía familiar, tras el aumento en el precio de los hidrocarburos y la debilidad del peso frente al dólar.

Con los recortes de 10% a salarios de funcionarios de primer nivel, incluido el del mandatario Antonio Gali Fayad, se generarán ahorros de 152.1 millones de pesos durante los 22 meses que durará esta gestión.

El gobernador dijo que esta medida es una muestra de la austeridad con que pretende llevar su administración en este año de incertidumbre económica, que atraviesa los tres niveles de gobierno.

Comentó que los recursos serán destinados a educación, seguridad pública y salud, por lo que en este primer año se ahorrarían 83 millones de pesos.

Para el 2018, la administración funcionará 10 meses, por lo que se dejarán de pagar 69.1 millones de pesos con el recorte a salarios.

De acuerdo al tabulador de remuneraciones de servidores públicos, contenido en la Ley de Egresos 2017, el salario máximo del Ejecutivo estatal es de 123,003 pesos al mes; secretarios perciben 78,296 pesos y subsecretarios ganan 64,173 pesos.

Al respecto, el economista de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Huberto Juárez Nuñez, comentó que es necesario que también se generen ahorros en gastos operativos y otras áreas, sobre todo con la reducción de personal, ya que a veces dos o tres personas hacen el mismo trabajo pero con pobres resultados.

Aseveró que en cada sexenio estatal se engrosa la nómina gubernamental cuando a veces no se requiere más que poco personal para hacer ciertas actividades.

Indicó que dicha situación se da cuando los gobiernos inventan o crean áreas para supuestamente ofrecer resultados más eficientes; sin embargo, eso no ocurre y sólo se amplía el gasto corriente.

[email protected]