Ensenada, BC. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró temporalmente cuatro plantas desaladoras de empresas agrícolas en San Quintín, al sur de Ensenada, por no contar con la autorización en materia de impacto ambiental emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Las compañías fueron identificadas como Bio-Horticultura Las Parritas, Seminis Vegetable Seeds Mexicana, Rancho Pochtlan y Rancho San Isidro, dedicadas a la agricultura y exportación de calabaza, pepino, fresas y frambuesas.

El delegado de la dependencia federal en Baja California, Isaac García Pereda, explicó que primero realizaron una serie de inspecciones en distintos puntos al sur de Ensenada, y durante la revisión, se detectó que las obras hidráulicas y operación de plantas desaladoras no tenían permisos.

Dichas plantas recogen agua de pozos situados dentro de sus instalaciones y la descarga de aguas de rechazo que llevan a cabo, se realiza en reservorios para su evaporación de forma natural.

Detalló que hubo un acercamiento con los representantes legales para solicitar las autorizaciones vigentes y los documentos que corresponden en materia de impacto ambiental y que son emitidas por la Semarnat.

Documentación incompleta

La respuesta fue la entrega únicamente de los títulos de concesión por parte de la Comisión Nacional del Agua, con los cuales no acreditan haber evaluado los posibles impactos que propiciarían la afectación y alteración al medio biótico y abiótico, así como los posibles efectos sobre el ecosistema y el hábitat de especies de flora y fauna silvestre , precisó el delegado.

García Pereda aseveró que por no mostrar las autorizaciones para la ejecución de las obras y actividades realizadas, se ordenó como medida de seguridad la Clausura Temporal de las cuatro plantas desaladoras.

El director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana, Miguel Lemus, sostuvo que actualmente Baja California se ha convertido en uno de los principales puntos de América Latina donde operan desaladoras, ya que esta ha sido la estrategia del estado para hacer frente al problema de sequía que hay en Tijuana y Ensenada.

La instrucción es que en Baja California tengamos una segunda fuente de suministro de agua potable, además del Río Colorado, ya que Tijuana está considerada a nivel nacional como el único punto de extrema sequía en el país; hay que recordar que tenemos 12 años que no llueve, por eso es que estamos previendo al tener una segunda fuente de suministro para Tijuana y Rosarito , explicó.

[email protected]