Los Centros de Readaptación Social del estado producen 4,800 conejos de manera anual, mientras que en 300 granjas ubicadas en 10 municipios se tiene una cría de 5,800 animales, las cuales son manejadas por una cooperativa conformada por 250 cunicultores.

De acuerdo a Griselda Gómez Gallegos, asesora independiente de cunicultores del estado, 90% de los integrantes de la cooperativa son mujeres y el otro 10% son hombres.

Las granjas se ubican en los municipios de Arroyo Seco, Jalpan, Landa de Matamoros, San Juan del Río, Pinal de Amoles, Tequisquiapan, Tolimán, Cadereyta, Amealco y El Marqués.

La organización comenzó en 1998 en Tolimán, con la participación de 10 productoras y en el 2005, a través de un programa de apoyos para adultos, se expandió el número de cunicultores en los demás municipios.

Fue en el 2008 cuando los cunicultores llegaron a los penales, siendo Querétaro el único estado con este programa.

En el Consejo Tutelar de Menores hay una producción anual de 800 conejos que sólo es para consumo interno; mientras que en el Cereso de San José el Alto es de 2,000, y en el penal de San Juan del Río otros 2,000.

Gómez Gallegos precisó que 50% de la producción, a excepción del Consejo Tutelar, se vende a cuatro restaurantes de Querétaro; 25% a una distribuidora que los coloca en otros restaurantes del estado y a San Miguel de Allende; y el resto se vende al público.