Tijuana, BC. Industriales exigieron al Congreso de Baja California hacer modificaciones a la ley de proveeduría del estado, a fin de evitar que funcionarios públicos, líderes de organismos empresariales y sus familiares no puedan acceder a los beneficios incluidos en la legislación.

El presidente de la Asociación de Industriales de la Mesa de Otay (AIMO), Salvador Díaz González, explicó que en términos concretos, la ley recientemente aprobada dispone que las empresas que utilicen insumos locales en sus procesos puedan obtener recursos de una bolsa de 50 millones de pesos destinados a incentivar esa práctica.

Lo que los consejeros y miembros de la AIMO solicitan es que, en términos de transparencia y lucha contra la corrupción, se coloque a la ley un candado para que los ya mencionados no tengan acceso a esos fondos.

“No podemos ser juez y parte. Estar promoviendo leyes y recursos y luego acceder a ellos, cuando si somos industriales tenemos un cierto nivel de competitividad y estamos ya consolidados, necesitamos darle oportunidad a los jóvenes”, dijo.

También solicitan que la ley incluya mecanismos para que proveedores extranjeros no se hagan pasar por proveedores regionales solamente para acceder a los beneficios  aprobados.

La búsqueda consiste, añadió, en que el interés es fomentar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, y que se evite que su trabajo sea apropiado por extranjeros, ya que los jóvenes necesitan espacios para hacer crecer sus negocios.

El presidente de AIMO hizo un llamado al gobernador Francisco Vega de Lamadrid, para que haga las observaciones correspondientes a la ley y la regrese al Poder Legislativo.

Por otra parte, señaló que el país se verá beneficiado con más inversión si México y Canadá continúan excluidos de los altos aranceles a la importación de acero y aluminio a Estados Unidos, ya que se espera que empresas de otros países arriben a la región para desarrollar cadenas productivas que les permitan reactivar con el comercio del otro lado de la frontera.

Materia salarial

En materia salarial, Díaz González comentó que Baja California es menos competitiva que el Bajío, lo que coloca a los trabajadores de la región en desventaja, por lo que la AIMO, está impulsando un ajuste salarial, así como incentivos fiscales para dar beneficios adicionales a los salarios, que puedan incidir positivamente a su calidad de vida.

Según información de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, en Tijuana las maquiladoras en el estado compran tan sólo 3% de insumos locales, y con la iniciativa de fomento a la proveeduría estatal las cámaras industriales proyectan que se incrementaría a 30%, representando 293 millones de dólares anuales para beneficio de la región, por cada punto porcentual que se aumente.

estados@eleconomista.mx