Monterrey, NL. Atlas Desarrollos y Enlight instalaron el primer desarrollo de vivienda solar fotovoltaica en Monterrey, mercado que se considera como el más maduro, debido a que los usuarios están familiarizados con esta tecnología, indicó a El Economista, Manuel Ahumada, socio de Enlight.

El complejo Murano consta de 453 casas de diferentes tamaños con paneles solares, se ubica en la zona de Cumbres al poniente de la capital del estado y se va a inaugurar a fines de este mes.

El desarrollo de vivienda de interés medio residencial tiene un costo desde 1.2 millones de pesos en adelante, que depende del tamaño de la vivienda.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía Solar Fotovoltaica, la generación solar distribuida (generación de pequeñas fuentes de energía renovable) ha acelerado, puesto que actualmente más de 160,000 viviendas en el país cuentan con energía solar.

Éste tipo de energía es más competitiva en costos de instalación porque genera ahorros de hasta 95% mensuales en la tarifa de energía eléctrica que pagan los usuarios domésticos, según la Asolmex.

Multiplicar capacidad

Año con año la capacidad instalada de energía solar se multiplica. Se espera que del 2018 al 2025, esta empresa aumente la instalación de paneles, de 10,000 a 40,000 hogares.

Actualmente están analizando construir complejos habitacionales con energía fotovoltaica en Ciudad de México, Querétaro y Chihuahua.

Cabe mencionar que por su ubicación geográfica, México tiene en promedio una irradiación diaria de 5 kilowatts hora/ m2, lo que permite aprovechar la energía solar para la generación de energía eléctrica.

Los sistemas fotovoltaicos se integran principalmente por paneles que transforman la energía solar en energía eléctrica de corriente continua, que por medio de un inversor se convierte en corriente alterna y sincronizada a la frecuencia de la red eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad.

La energía generada por el Sistema Fotovoltaico (SFV) que no se consume es inyectada a la red eléctrica y contabilizada con un medidor bidireccional que registra, tanto la energía utilizada de la red, como la generada con el SFV. La diferencia entre las dos mediciones será la energía facturada, explica el Fideicomiso para el Ahorro de la Energía Eléctrica.

 [email protected]