Guadalajara, Jal. Con la apertura, aunque aún intermitente, del ducto Salamanca-Guadalajara, los tanques de almacenamiento en las terminales Satélite de Zapopan y El Castillo en el municipio de El Salto, alcanzaron un inventario de 30,000 barriles de gasolinas Magna, Premium y diesel.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), el transporte de petrolíferos a través del ducto ha sido “satisfactorio” y ya se cuenta con reserva de combustibles para dos días.

“Ya es algo que no habíamos visto desde enero”, dijo a El Economista, Pablo González Córdova, presidente de Amegas.

Explicó que aun cuando las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) tienen capacidad para almacenar el combustible de nueve días, el promedio que la empresa ha mantenido históricamente es de dos días.

“La capacidad de los tanques de almacenamiento de Pemex son ocho tanques de 50,000 barriles de almacenamiento que son 400,000 barriles en una sola terminal, la de El Castillo en el municipio de El Salto. Y la otra de Zapopan tiene casi la misma capacidad con una diferencia de 100,000 barriles que no es mucho.

“La capacidad entre los dos es para que en la zona metropolitana de Guadalajara, que se consumen 10 millones de litros en un día, haya capacidad para almacenar el consumo de nueve días”, indicó González Córdova.

“Pemex se ha manejado toda la vida con 1.5 o dos días de autonomía porque no había dinero para llenar los tanques; capacidad sí hay”, subrayó el dirigente de los gasolineros.

Añadió que actualmente 95% de las estaciones de servicio tiene combustible, mientras el restante 5% no cuenta con gasolina por falta de recursos.

“No tienen por falta de dinero, porque se desbalanceó el crédito que nos da Pemex y fiaron y los clientes no les pagan”, puntualizó.

No dejan de operar

Pese a que algunas gasolineras permanecieron cerradas durante la crisis de desabasto el mes pasado, el presidente de Amegas aseguró que ninguna de las 1,000 estaciones de servicio instaladas en Jalisco está en quiebra o dejará de operar por esa causa y calificó de “vivales” a los empresarios que pretenden aumentar dos pesos el litro de combustible para compensar las afectaciones.

“No he escuchado yo a una sola gasolinera aquí en Guadalajara que diga, cierro porque quebré en el mes de enero; es falso eso. Hay gasolineros que empezaron a decir que iban a subir dos pesos el litro y es una locura, son vivales”, refirió.

Insistió en que, “gasolineras cerradas porque hubieran quebrado por los paros del mes de enero, no existen, es una patraña. Si vemos el consumo del mes de enero del año pasado contra enero de este año, está prácticamente al mismo nivel”.

[email protected]