Puebla, Pue. La firma española de autopartes Gestamp comenzará a producir en abril la carrocería de la camioneta Q5 de Audi, proyecto en el cual invirtió 75 millones de dólares para hacer una ampliación en su segunda planta que tiene en Puebla.

El director general de la proveedora, Erwin Polo Feldmann, explicó a El Economista, que este proyecto genera 450 empleos adicionales en su planta dos, la cual fue inaugurada en el 2014, y en la que han invertido en total 147 millones de dólares en dos etapas.

En la nueva área industrial de Gestamp, que consta de 42,000 metros cuadrados, fabricarán 17.2 millones de piezas anuales, que componen las carrocerías del modelo Q5, a fabricarse a partir de julio próximo, cuando arranque la armadora alemana.

Polo Feldmann mencionó que, desde octubre de 2015 iniciaron con las preseries para estar listos cuando Audi arranque operaciones, tiempo que han aprovechado para capacitar al personal, ya que deben cumplir con estándares de calidad premium que se les exige al ser proveedores directos.

Puntualizó que aún pueden expandir su actual factoría, situación que dependerá de lograr más contratos con Audi o con otras armadoras en el territorio nacional.

Ventas permiten aumentar infraestructura

Polo Feldmann recordó que a 11 años de iniciar operaciones en territorio poblano para suministrar de paneles exteriores, puertas delanteras y traseras, así como cofres, las expectativas en ventas han ido creciendo en los últimos seis años.

Expuso que eso ha dado pauta a tener más infraestructura y personal, conforme la necesidad del mercado automotriz.

La planta dos, que costó en su primera etapa 72 millones de dólares y luego 75 millones más, tiene 80,000 metros cuadrados de los cuales 18,000 están destinados para producir a Volkswagen. Arrancó en 2014 con 135 empleados contratados y ahora suman ya 585.

En total, Gestamp suma 1,200 empleados en sus dos fábricas con que cuenta en la entidad.

El directivo mencionó que también en este tiempo han logrado surtir componentes a Chrysler y General Motors, aunque la principal proveeduría ha sido para la firma germana.

Presencia

Gestamp tiene otras dos fábricas en el país desde 1998, ubicadas en Aguascalientes y Toluca, donde tiene aproximadamente 500 empleados enfocados en la producción de chasis y otras piezas del automóvil.

Mencionó que la cadena de suministros en el estado ha ampliado sus horizontes a otras partes del país, por lo que se tiene un sector competitivo que prevé en los próximos cinco años alcance su consolidación con la llegada de más empresas y que con ello haya más empleos.

En el caso de Puebla, son alrededor de 95 proveedoras instaladas, entre las cuales suman unos 35,000 trabajadores.

miguel.hernandez@eleconomista.mx