Ante la dependencia de la relación comercial de México con Estados Unidos se ha quedado rezagada la posibilidad de negocios con mercados latinoamericanos, europeos e incluso asiáticos. La facilidad logística que entraña el intercambio comercial con Estados Unidos se vislumbra como uno de los factores de dependencia, expone el especialista en Empresas Familiares y director de la consultora Landeban, Ricardo Renero.

Consolidar las relaciones comerciales con otros países se observa como una medida para elevar las utilidades, frente a lo que podría ocurrir en Estados Unidos en un futuro.

Hay que ver que Estados Unidos no es la única opción (...) en México tenemos la viabilidad de venderle por la facilidad logística (...) Si lo exportamos a Europa, Asia, Oceanía implica más logística; sin embargo, puede representar una mayor utilidad respecto de lo que podemos encontrar en Estados Unidos , declaró.

Los mercados latinoamericanos expuso tal es el caso de Colombia, Argentina, Perú, tienen grandes capacidades para elevar la cadena de valor a través del intercambio de productos y servicios mexicanos.

Tan sólo en Querétaro, Estados Unidos sobresale como el país con mayor representación de inversión extranjera, al concentrar 38.6% de las firmas extranjeras establecidas en la entidad, en segundo lugar se ubica España, con 11.2%, y Alemania con 9.5%, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Exportación de servicio

Además de la exportación de productos, la exportación de servicios se aprecia como una opción poco explotada en México, añadió el empresario.

Es lo más fácil que tenemos de exportar, pero no hay esa previsión (...) simplemente nos quedamos en el ámbito local , indicó.

Para reforzar la cadena de proveeduría local, dijo que las micro y pequeñas empresas deben reinvertir sus recursos, en vísperas de robustecer sus capacidades para incursionar en el ámbito nacional e incluso internacional.

Deficiencias en calidad y capacidad de producción son las principales limitantes y las áreas de oportunidad para las firmas locales, advirtió.

viviana.estrella@eleconomista.mx