Monterrey, NL. La Reforma Fiscal Verde consiste en incluir en la Ley de Hacienda estatal una serie de cuotas a quienes emitan contaminantes por encima de lo que permiten las normas ambientales; sin embargo, si las empresas demuestran que están realizando inversiones para disminuir la contaminación se les otorgarán créditos fiscales, indicó el gobernador Samuel García Sepúlveda.

“Esta reforma no busca recaudar, quiere regular, es poner en la Ley de Hacienda del paquete económico de 2022, una serie de cuotas a quienes emitan contaminantes por encima de lo que permite la ley (…) ya tenemos detectadas a 162 fábricas y 22 pedreras”, explicó el gobernador.

Por ejemplo, aseguró que hay fábricas que a las dos de la mañana prenden las chimeneas y contaminan tres veces más partículas PM 10, PM 2.5 y otros contaminantes.

“En este paquete viene una serie de facilidades administrativas o estímulos fiscales, aquéllos que excedan la norma, y que contaminen estarán sujetos a un impuesto, pero si demuestran a la Tesorería que han hecho inversión en filtros, calderas, o conversión a gas natural, se les dará un crédito fiscal para que no paguen”, aseguró.

Advirtió que aquellos contribuyentes a quienes se les otorguen estímulos y sigan contaminando “lo van a pagar muy caro”, y este impuesto será para invertir en movilidad, medio ambiente y reforestación. Actualmente están evaluando cuáles serán las cuotas en conjunto con la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra).

La principal fuente de contaminación son las fuentes móviles, debido a que en la distribución de gasolinas a la Zona Metropolitana de Monterrey, se le ha asignado una regulación más laxa que a la Zona Metropolitana del Valle de México y de Guadalajara, donde se exige comercializar combustible AA, con estándares más estrictos; mientras que a la ZMM se permite utilizar gasolinas tipo B y C en verano e invierno, indica un análisis del Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire en el Área Metropolitana de Monterrey.

Industria comprometida

A su vez, Rodrigo Fernández Martínez, presidente de Caintra agradeció que el gobernador haya convocado al diálogo a todos los sectores para buscar consensos, incluyendo a la Refinería de Pemex en Cadereyta, y respaldó la iniciativa para mejorar la calidad del aire.

“Hoy existen normas ambientales para la industria, que les otorgan a autoridades  estatales y federales la atribución de actuar con quienes incumplan. Comprendemos que el estado busque facultades para sancionar a quienes no están cumpliendo”.

“A la par, reconocemos los incentivos que el gobierno estatal está considerando,  para que las empresas que no estén cumpliendo tengan la motivación para invertir, respetar la normativa, formalizarse y reducir su impacto en la calidad del aire, incluyendo a las pequeñas y medianas industrias", recalcó el dirigente.

Aseguró que las empresas integrantes de Caintra, forman una comunidad industrial comprometida con las buenas prácticas en materia de responsabilidad social, implementando programas innovadores que se han reconocido a nivel nacional e internacional.

 “Hoy el gas natural es el insumo energético más amigable. Por ello, la industria de Nuevo León es el principal usuario, con casi un tercio del consumo nacional. Dentro de las energías, se han invertido más de 1,200 millones de dólares en los últimos años, en mejores energéticos, con menor huella ambiental”.

También se están inspeccionando más de 10,000 vehículos, con el Programa Voluntario de Verificación Vehicular, y desde hace 30 años cuentan con el Instituto para la Protección Ambiental de Caintra, para reducir huella ambiental, enfatizó el dirigente.

Para asegurar la calidad del aire a largo plazo, propuso que participen el Fondo Ambiental Metropolitano de Monterrey (FAMM), el Observatorio Ciudadano y el Consejo Nuevo León para la Planeación Estratégica, para integrar la ciencia a las buenas prácticas.

El líder de los industriales de Nuevo León, le dijo al gobernador: “somos parte de la ecuación, con su liderazgo, queremos que todos los sectores estemos sumados y quienes estén fuera de norma  se les dé la oportunidad de regularizarse y a los que cumplan, que puedan seguir invirtiendo”.