Querétaro, Qro. La tasa de desempleo en Querétaro hiló su cuarto mes a la baja, al registrarse en abril pasado 3.16% de  la Población Económicamente Activa (PEA) en esta situación, de acuerdo con información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Luego de cerrar el 2017 con una tasa de desocupación de 4.74%, arrancó enero y febrero con tasas de 4.03 y 3.72% de la PEA, respectivamente, y de 3.25% en marzo. Dicho porcentaje es el nivel mínimo que registra el instituto para el estado desde mayo del 2007, cuando el desempleo se ubicó en 3.05% de la población activa.

Durante abril, la tasa presentó una reducción de 1.7 puntos porcentuales, desde 4.86% registrado en igual mes del 2017 a 3.16% este año.

Querétaro fue la entidad federativa con la mayor baja anual en la tasa de desocupación, de 1.7 puntos porcentuales, seguido de Campeche, que presentó una disminución de 1.5 puntos a 2.62% de su PEA, y luego de Veracruz y Oaxaca, que bajaron sus tasas de desempleo en un punto a 2.61 y 1.27%, en ese orden.

La tasa de desocupación nacional fue de 3.40% de la población activa en el cuarto mes del 2018, porcentaje menor que un año antes, de 3.46 por ciento.

La búsqueda

Según los resultados de la ENOE, para el primer trimestre del año, tres quintas partes de la población ocupada en el estado labora en el sector terciario de la economía; 34.7% se ocupa en el secundario; mientras que el sector primario concentra 5.0% de la población ocupada y 1.7% no lo especificó.

De acuerdo con autoridades locales, la estrategia en la generación de empleo está encaminada a que las empresas que arriben al estado oferten trabajos mejor remunerados y de alto valor agregado. En este sentido, uno de los sectores industriales que concentra un mayor número de personal ocupado es el dedicado a la fabricación de equipo de transporte, ante el boom automotriz de la región.

Óscar Albín Santos, presidente del Instituto Nacional de Autopartes (INA), aseguró que el estado genera aproximadamente 70,000 empleos directos en el sector de fabricación de autopartes.

Sin embargo, aseveró que es necesario trabajar en crear condiciones estables para que familias completas puedan migrar hacia el Bajío.

“Estamos trayendo gente de otras regiones de la República, pero viene solamente el padre de familia, lo que ocasiona una situación de retorno al lugar original”, dijo.

Adicional a ello, el presidente del INA mencionó que hay índices elevados de rotación, de un promedio mensual de 4%, un porcentaje que consideró alarmante.

“Con 4% mensual se está hablando prácticamente de 50% anual. Entonces, la inversión que se hace en las fábricas para entrenamiento y continuo ingreso y egreso de gente es altísima. Esto se debe parar de alguna manera”, manifestó.

estados@eleconomista.mx