Cancún, QR. Por segunda ocasión, la construcción del hotel RIU Riviera-Cancún ha sido detenida, esta vez al menos de manera provisional, a consecuencia de un amparo contra los permisos otorgados por autoridades municipales y federales para erigir este centro de hospedaje de 530 habitaciones, con una inversión de 96.5 millones de dólares, cuyos terrenos a impactar se encuentran entre dos áreas naturales protegidas de la zona hotelera.

Karim de la Rosa, abogado promovente del amparo, informó que el Juzgado Cuarto de Distrito concedió este martes la suspensión provisional de las obras de ejecución del proyecto español, lo cual incluye la suspensión de la licencia de construcción otorgada por el ayuntamiento de Benito Juárez, la suspensión de la autorización de impacto ambiental otorgada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como de los permisos de chapeo y desmonte de los terrenos ubicados en la tercera sección de la zona hotelera de Cancún.

Aunque el principal argumento del recurso de amparo es la defensa a un medio ambiente sano, explicó que se están argumentando también diversas irregularidades como la falta de compatibilidad urbanística del proyecto y la falta de evaluación ambiental por parte del Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental del gobierno estatal, además de que incluso el propio director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado a nivel estatal, Gerardo Mora Vallejo, dio a conocer que el ayuntamiento de Benito Juárez nunca les consultó si existía la capacidad de suministro de agua potable para otorgar la licencia de construcción al proyecto.

Adelantó que la suspensión provisional aún está sujeta a que la revise un Tribunal Colegiado, pero no tomará mucho tiempo para conocer si se ratifica o se desecha.

Desarrollo urbano

El abogado recordó que este mismo proyecto ya recibió un primer fallo en contra cuando en mayo de este año, el Poder Judicial de Quintana Roo resolvió declarar nulo el Programa de Desarrollo Urbano (PDU) del municipio de Benito Juárez en Cancún, el cual había sido impugnado por haber permitido que se le otorgara la licencia de construcción al hotel RIU Riviera-Cancún en una región ambientalmente frágil en la tercera sección de la zona hotelera.

El PDU es el instrumento que regula el ordenamiento urbano de la ciudad, desde los usos de suelo hasta las densidades, alturas y demás parámetros urbanos de construcción.

En el 2014 el PDU fue modificado con el claro objetivo de favorecer entre otros muchos proyectos inmobiliarios al hotel RIU Riviera-Cancún, pues antes de los cambios hechos al documento, fijaba una densidad de construcción de 75 cuartos por hectárea y tres niveles de altura; sin embargo, la actualización del PDU elevó la densidad hasta los 270 cuartos por hectárea con un máximo 565 y una altura de 20 niveles o 70 metros en la tercera sección de la zona hotelera.

Estos cambios al programa fueron impugnados, pero no fue sino hasta mayo del 2017 que la Sala Constitucional y Administrativa del Poder Judicial de Quintana Roo resolvió que declaraba la nulidad lisa y llana del Cuarto Punto del orden del día de la Octava Sesión Extraordinaria del Ayuntamiento de Benito Juárez , en la que se hicieron las modificaciones al PDU y se otorgó la licencia de construcción al hotel RIU Riviera-Cancún.

La cadena española se amparó contra ese resolutivo, por lo que el ayuntamiento le otorgó hace menos de un mes una segunda licencia de construcción, la cual de nueva cuenta se encuentra suspendida por el recurso dictado este martes por el Juzgado Cuarto de Distrito con sede en Cancún.

[email protected]