La contingencia sanitaria hizo que gran parte de la población en México deba quedarse en casa para evitar aglomeraciones en sitios públicos. Este hecho también provocó que aumentara el nivel de violencia familiar en los hogares y también las agresiones, físicas y psicológicas, hacia niñas y mujeres.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), las llamadas de emergencia al 911 hechas por mujeres relacionadas con incidentes de violencia familiar, de enero a marzo de 2020, ascendieron a 170,214, cuando en el mismo trimestre de 2019 fueron 56,590.

De esa cantidad, la mayoría fueron concentradas por tres entidades: CDMX (22,021), Nuevo León (18,605) y Guanajuato (17,445).

“El confinamiento recomendado por la Secretaría de Salud implica mayor convivencia familiar, pero lamentablemente ese acercamiento diario en una vivienda puede desembocar en una violencia constante. Según datos de organizaciones de defensa de personas, la violencia familiar ha subido hasta 24% sólo en la época de la contingencia”, dijo Luis Simón Herrera, experto de la firma Herrera Bazán Abogados.

El experto compartió además datos de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, en los que, en el rubro de delitos contra la familia, hubo 2,829 crímenes sólo en el mes de marzo de 2020, relacionados con violencia familiar e incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar. Aquí destacan las alcaldías Iztapalapa, con 504 delitos; y Gustavo A. Madero, con 361 crímenes.

“La violencia familiar es un delito previsto en el Código Penal de cada estado y las agresiones no solo son físicas, también se toman en cuenta los ataques psicológicos, sexuales o económicos”, expuso Luis Simón Herrera.

Añadió que las agresiones económicas se dan porque en muchas ocasiones un solo padre de familia maneja la parte económica en el hogar, lo cual deriva en un tipo de poder y control que se ejerce sobre la parte o partes que no generan ingresos. Al no haber condiciones de igualdad en una familia, se genera violencia psicológica que puede derivar en agresión física.

De acuerdo con el SESNSP, solo en el mes de marzo, cuando inició el programa de la Jornada Nacional de la Sana Distancia, se registraron 115,614 llamadas de emergencia a nivel nacional relacionadas con incidentes como violencia contra la mujer, abuso sexual, acoso sexual, violación, violencia de pareja y violencia familiar.

Esto significa que cada día de marzo, 3,729 mujeres (155 por hora) pidieron auxilio.

“Es importante señalar que no podemos tener una cifra oficial verdadera, ya que hay muchas personas que no hacen denuncias, por lo que las cifras son mucho más altas de las que se hacen públicas”, dijo el experto.

Con información de Nicolás Lucas.