Cancún, Qr. Al no incluirse la zona libre de Chetumal en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2020, el único camino que quedaría para su implementación es el decreto, aunque esta vía no tendrá el impacto económico deseado, aseguró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Chetumal, Eloy Quintal Jiménez.

Dijo que al no aplicarse esta medida de manera generalizada como era lo deseable a través de su inclusión en la LIF, su alcance será limitado al depender de una renovación periódica que no abonará a generar confianza y certidumbre para la atracción de inversiones y fortalecimiento de las firmas locales.

Ejemplificó con la frontera norte, “donde el beneficio mediante decreto se acota a un determinado número de giros económicos, por lo que se reduce el impacto en cuanto a diversificación económica”.

Quintal Jiménez adelantó que si se opta por la vía del decreto se tendrá que crear un padrón de beneficiarios al que las empresas tendrán que inscribirse, como sucede en la frontera norte, donde hay que cumplir ciertos requisitos como no pertenecer Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) o no tener pendiente ningún adeudo con el fisco.

“Esto en automático elimina como beneficiarios a micros y pequeñas empresas y, por ende, reduce el impacto positivo en un amplio universo de empresarios”, refirió.

Añadió que a pesar del escenario confían en que la medida se cumpla, debido a que fue un compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador ante empresarios chetumaleños, con quienes se reunió el pasado 24 de febrero para anunciar que a partir del 2020 se reduciría en la capital del estado el IVA a 8% y el ISR a 20 por ciento.

Recordó que recientemente enviaron una carta a López Obrador para exponerle que los indicadores económicos de la ciudad y de sus zonas cercanas reflejan un escenario desalentador, traducido en el desplome del consumo en más de 25%, cierre de empresas, caída de empleos, minusvalía inmobiliaria y aumento de deudas bancarias. “Todo sin inversiones públicas ni privadas que permitan revertir esta situación”.

En la misiva exponen que históricamente Chetumal ha dependido del comercio, del gasto público y de la industria cañera, mismas que han descendido de forma alarmante principalmente en este 2019.

Además de que se han agravado las condiciones por el recorte de plazas de delegaciones federales, a esto se suma una sequía atípica que ha impactado al sector agrario.

“Ante este escenario, cuando usted nos pidió que confiáramos en que el 2020 —al igual que en la zona fronteriza norte— en Chetumal se bajaría el ISR a 20% y el IVA a 8%, no dudamos en expresarle nuestro respaldo incondicional y de inmediato hicimos nuestra labor técnica y legal para presentar la mejor opción acorde a nuestras condiciones locales, y lo hicimos porque mediante estas medidas fiscales se impulsaría la demanda agregada, se incrementarían las ventas al menudeo, bajaría la inflación y aumentaría el consumo”, detalla la carta.

Reiterada promesa

El pasado 23 de junio, el Ejecutivo federal reiteró en una gira por Quintana Roo que en el 2020 cumplirá su promesa de instaurar la zona libre de Chetumal. La medida incluye la disminución de la tasa del IVA a 8% y la reducción del ISR a 20%, así como en el precio de los combustibles y el suministro eléctrico.

[email protected]