Puebla, Pue. Como parte de la reactivación económica del municipio de Puebla, el ayuntamiento dio a conocer la entrega de 10,000 pesos en apoyos a cada uno de los 1,013 micro empresarios que se inscriban en la convocatoria que lanzará, recursos que representan una bolsa de 10.1 millones de pesos y forman parte de una segunda etapa. 

La titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), Carmen Mireya Calderón González, comentó que los recursos son a fondo perdido y con la intención de apoyar en algo a los negocios en el pago de rentas u otros servicios, los cuales se entregan por única vez a los beneficiarios, ya que no pueden repetir. 

De los apoyos considerados en la nueva etapa, 370 son para locatarios del Centro Histórico y el resto para la periferia de la ciudad, todos deberán cumplir con los requisitos de ser negocios formales para ser considerados. 

Indicó que algunos beneficiados han sido fondas, estéticas, panaderías, tiendas y otros negocios que tienen no menos de 10 empleados, los cuales requieren de la ayuda de las autoridades tras cuatro meses y medio de paros por el confinamiento obligatorio a raíz de la pandemia por Covid-19

En la primera etapa fueron 357 beneficiarios de micronegocios y 130 que están en el Centro Histórico, donde más impacto la inactividad por ser parte de actividades catalogadas como no esenciales. 

Eduardo Capitanachi Rivera, director de Desarrollo Empresarial del ayuntamiento, dijo que es importante que los negocios cumplan con los requisitos, cuya convocatoria estará abierta hasta el 9 de septiembre. 

La autoridad municipal tuvo casos de micro negocios que, a pesar de estar en el Centro Histórico, operaban en la informalidad porque no estaban dados de alta fiscalmente o incumplían con sus cuotas patronales ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

Además, la comuna poblana promueve el consumo local y ofrece estímulos fiscales que se prolonguen hasta el 2021 para que los micro y pequeños empresarios hagan frente a gastos fijos. 

De acuerdo al gobierno municipal, la industria manufacturera y prestadores de servicios —hoteles y restaurantes— del Centro Histórico fueron de los más afectados por la inactividad, incluso más que los comercios al por menor, estos últimos que representan el 53% de las actividades esenciales en esta ciudad y que concentran el 50% del empleo.