Cancún, QR. Durante la edición 17 de la Cumbre de Negocios Business Summit 2019, que se realiza en Cancún, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, se reunió con una delegación de China encabezada por el embajador del gigante asiático en México, Zhu Qingqiao, quien reiteró la intención de invertir en el estado y en el proyecto del Tren Maya.

Bernardo Cueto Riestra, director del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento del Estado de Quintana Roo, aseguró que la reunión con la delegación china fue fructífera, pues se reiteró por parte de los representantes asiáticos la intención de invertir en materia turística, aprovechando el auge que los viajeros de ese país están teniendo en el Caribe mexicano.

Además, hay un sector empresarial de desarrollo de tecnologías interesado en establecerse en la entidad, lo mismo que en el ramo de la agroindustria, para lo cual Quintana Roo puso sobre la mesa un portafolio de proyectos de diversos cultivos entre los que destacan el chile habanero y la papaya.

En el caso del Tren Maya, la delegación china manifestó su intención de invertir no sólo en la vía férrea, sino en el desarrollo complementario que se proyecta en torno a las estaciones; sin embargo, sus planteamientos fueron canalizados hacia el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, que es el organismo que coordina todo lo relacionado con este proyecto federal.

Por su parte, Carlos Joaquín comentó, como participante en uno de los foros de la Cumbre de Negocios Business Summit, que las oportunidades de inversión en el estado son muchas y se incrementarán una vez que la obra férrea se concrete.

No obstante, indicó que si bien muchas personas quisieran ya que la obra física comience en los próximos meses, en realidad el Tren Maya es a mediano y largo plazos, lo cual se puede corroborar en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, con una asignación de apenas 2,500 millones de pesos, recursos para avanzar durante todo ese año en planeación y permisos.

“Si ustedes entran al presupuesto del año entrante, el Tren Maya tiene 2,500 millones de pesos, que es una cantidad mínima para los temas de gran impacto e inversión que vienen junto con las estaciones. Eso evidentemente hace pensar que va mucho más a mediano y largo plazos, y no en el corto plazo, que es lo que mucha gente está esperando, que en los próximos meses tengamos un desarrollo enorme, y que los recursos lleguen”, expuso el mandatario.

Ante este panorama, comentó que es importante que desde el gobierno federal se brinde apoyo “no sólo de tipo clientelar” al sur-sureste, sino que se presupueste en proyectos productivos que permitan generar empleos y diversificar la economía de toda la región mediante la atracción de nuevas inversiones, con base en certidumbre jurídica.

Riesgos ambientales

Sobre los riesgos ambientales que implica el trazo del Tren Maya, Joaquín González expuso que “con conocimiento de causa porque he visto el proyecto”, es un hecho que la obra a lo largo del territorio quintanarroense correrá ya sea a un lado de tramos carreteros o incluso sobre la misma carretera, es decir, que su impacto será mínimo o prácticamente nulo por no implicar ningún tipo de obra en zonas que no hayan sido impactadas anteriormente.

Aunque reconoció que eso mismo no se puede decir del tramo Calakmul-Bacalar, donde aún no está definido el trazo de la vía.

[email protected]