Monterrey, NL. El Consejo Regional de Industriales del Juego (CRIJU), dijo que presentará una contrapropuesta a los diputados locales, sobre la iniciativa del presupuesto para 2022, que contempla aumentar el impuesto a casinos del 10 al 15%, debido a que quienes tendrán que pagar dicho gravamen, y les afectará porque la mayoría de asistentes son mayores de 60 años.

En cuanto al nuevo impuesto a máquinas de juego, piden se aplique sólo a las máquinas que se estén utilizando, no a las que estén encendidas, comentó en rueda de prensa Guillermo Martínez García, representante del CRIJU.

“Al momento de asistir al casino, el cliente se va a dar cuenta que el impuesto se le retiene para pagarle al estado. Esta industria es la segunda en el pago de impuestos, lo que está sobre la mesa es que si sube de 10 a 15%, ese porcentaje lo va a pagar el cliente”.

“Y en el caso del impuesto que sí corresponde a las salas de juego, pedimos reflexionar sobre cuáles son las máquinas encendidas que están dando servicio, ya que hay máquinas que están encendidas porque es una oferta que tiene que darse a los clientes”, recalcó Guillermo Martínez García.

Enfatizó que esta semana presentarán ante los legisladores escenarios reales, porque por ejemplo, “si estimamos que el impuesto anual es de 1,000 millones de pesos, con la pandemia, en los últimos tres años no se ha podido lograr esa meta, para que vaya etiquetado a la seguridad”.

Los escenarios del pago de impuestos en estos tres años, calculó que ha sido un pago de 600 a 700 millones de pesos en impuestos, por ello aspiran en 2022 cumplir con la meta recaudatoria de 1,000 millones de pesos.

De acuerdo con datos del gobierno de Nuevo León, en la entidad operan 30 casinos, en el Consejo Regional de Industriales del Juego participan 25 salas de las empresas Caliente, Revolución, Winland Group LLC, Codere, Foliatti, Casino Logrand y Play City Casino.

Actualmente la industria genera 30,000 empleos en el estado.

Se preguntó al vocero cuántos empleos se perdieron con la pandemia y comentó: “se tuvo que cerrar como muchos de los negocios, son empresas muy importantes, que tienen esa solvencia y pudieron resistir como muchos otros negocios, y luego paulatinamente ir formando parte de la recuperación económica”.

Afectación

Martínez García reiteró que la industria sí quiere pagar impuestos, sin embargo buscan sensibilizar a los diputados de que el impuesto a casinos tendrá un incremento del 50% y por ello, pondrán en las cajas un aviso, para notificar a los clientes del incremento de este impuesto, para que los apoyen buscando a los diputados de sus distritos.

“Estamos en un tema de concientización, crear conciencia de que es un impuesto que al final de cuentas va a repercutir en los clientes de las salas de juego, ese es el propósito”.

Por otra parte, dijo que deben blindarse en contra de los casinos clandestinos, ya que los establecimientos formales han invertido en filtros para la zona de fumadores, así como en protocolos sanitarios para la seguridad para las familias y cumplen con el pago de impuestos.