Puebla, Pue. El ayuntamiento de Puebla debe impulsar la industria sin chimenea con la reutilización de bodegas y viejas fábricas para la apertura de micro parques en beneficio de empresas de tecnologías de la información, dijo el presidente del sector afiliado a la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Juan Alberto Vázquez Valeriano.

Expuso que hay más de 30 empresas que pueden ocupar esos espacios que se encuentran en la zona del Centro Histórico, las cuales están promoviendo la Industria 4.0 e innovando para contribuir a elevar la competitividad y productividad de las grandes industrias que se han estancado la gran mayoría en la Industria 2.0.

Mencionó que en polígonos intermedios entre el Centro Histórico y la periferia hay espacios disponibles en desuso, con más de 15 años, los cuales pueden ser recuperados para impulsar la industria verde e incluso albergar empresas de diseño.

“Si se crean microparques mediante estímulos fiscales, generará un atractivo para que las empresas del sector, tanto locales como foráneas, se instalen e impulsen un centro tecnológico en la Angelópolis donde desarrollen software y haya servicios a todo tipo de firmas”, destacó.

En este tenor, Vázquez Valeriano refirió que la empresa T-System tiene en operación una torre inteligente, en la cual tiene personal para el desarrollo de software y programación, con el fin de atender a sus clientes en México, América del Norte y Europa.

Destacó que la vocación textil de la Angelópolis se perdió hace casi tres décadas cuando las fábricas migraron a parques industriales en municipios de Huejotzingo, Amozoc y Cuautlancingo, debido al crecimiento de la mancha urbana que complicó las operaciones logísticas.

“La necesidad de espacios por parte de las pequeñas y medianas empresas de TI, representa una oportunidad para que los desarrolladores de parques puedan sacar provecho a los lugares para rentarlos, donde lo que menos consumirán es agua.

Capital humano

En entrevista, resaltó que las empresas verdes pueden contribuir y sobresalir, porque hay un campo laboral que se puede cubrir con los egresados de ingenierías, quienes migran a otros estados al no encontrar oportunidades.

Puntualizó que ese capital humano es tentado por los cazatalentos para llevarlos a las empresas que están en el Bajío y norte del país, cuando se podrían quedar en esta ciudad con el impulso del sector tecnológico.

Destacó que tener un sector consolidado de TI también contribuirá en concretar la Industria 4.0, porque las empresas poblanas no se pueden quedar en las versiones 1.0 y 2.0, ya que es necesario dar ese paso para ser más competitivas, lo cual en otros estados aprovechan para hacer crecer a sus distintos rubros productivos, situación que se refleja en más empleos.

estados@eleconomista.mx