En ingresos federales, Campeche tiene un respiro, después de que la merma petrolera provocara que en años anteriores la entidad recibiera menos recursos públicos, particularmente provenientes de las participaciones (Ramo 28).

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el acumulado enero-julio del 2018, las participaciones, el rubro más importante del gasto federalizado (trasferencia de recursos a estados y municipios), aumentaron en Campeche 25.4% a tasa anual real, que significó registrar la mayor variación, en igual periodo de comparación, desde el 2008 (70.2%), así como colocar a la entidad en primer lugar del país en crecimiento de dicho ramo presupuestario.

El incremento de las participaciones federales en Campeche se explica por una base de comparación baja (caídas anuales de 5.7% en el 2016 y de 18.1% en el 2017, en los primeros siete meses de cada año) y por una ligera recuperación del sector petrolero.

Campeche es el estado que más depende de la minería petrolera, con una contribución de 80.9% en el Producto Interno Bruto (PIB) estatal; en este caso, el comportamiento petrolero se refleja en el Ramo 28 (sin destino específico en el gasto de los gobiernos locales), ya que estos recursos se entregan a las entidades conforme a la actividad económica y a la recaudación, es decir, existen incentivos para el crecimiento económico y el esfuerzo recaudatorio.

Después del territorio campechano, la minería petrolera tiene mayor peso en el PIB de Tabasco, con 53.1 por ciento. De hecho, este sector se registra únicamente en nueve estados. El tercer puesto, en aportación, es para Veracruz (5.1%); para magnificar el efecto de la dinámica del petróleo está San Luis Potosí, ya que en su economía la relación es de apenas 0.03 por ciento.

En este tenor, la industria petrolera dibuja ya un panorama más alentador, ya que el precio de la mezcla mexicana traza una tendencia ascendente, aunque la producción de crudo sigue en picada.

Considerando el promedio entre enero y julio, la cotización del 2018 fue de 60.63 dólares por barril, contra 43.79 dólares en el 2017, 32.64 en el 2016 y 49.90 en el 2015, pero lejos del 2012 (104.30 dólares).

Esta recuperación aún no se refleja en la producción de petróleo crudo. En mayo de este año, llegó a 1.87 millones de barriles al día, 27.2% menos que en el último mes del 2012 (2.56 millones).

En el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía tampoco se manifiesta lo anterior. El último dato es de los primeros tres meses del 2018, cuando la economía de Campeche disminuyó 6.5% a tasa anual desestacionalizada; esta variación representó cuatro años y medio en terrenos negativos y la menor caída en tres trimestres.

Motivos

Desde otro ángulo, el aumento de 25.4% en las participaciones de Campeche derivó del dinamismo de los principales fondos del Ramo 28: General, Impuesto sobre la Renta (ISR) y de Extracción de Hidrocarburos, que en conjunto representaron 88.1% de los recursos por este concepto.

De los 13 fondos que componen el Ramo 28, el de ISR obtuvo el incremento más elevado, con 52.3% anual real en los primeros siete meses del año en curso, que exhibe una cierta mejora del mercado laboral; tras tres años con pérdidas de trabajo, en los primeros siete meses del 2018 se generaron 1,566 empleos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El Fondo General ascendió 35.7% en el lapso de análisis, el cual se constituye con 20% de la Recaudación Federal Participable (RFP), y atiende criterios de contribución económica y recaudatorios, ponderados por población.

Los fondos relacionados a la industria petrolera, Extracción de Hidrocarburos y Derecho Adicional sobre la Extracción de Petróleo, mostraron alzas de 11.8 y 2.5%, respectivamente. Las otras variaciones positivas se observaron en Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas, en Fiscalización y en 0.136% de la RFP.

En el otro extremo, los fondos que se contrajeron, y que son pendientes, fueron IEPS, Tenencia, Incentivos Económicos, Compensación de Repecos e Intermedios, Impuesto sobre Automóviles Nuevos (ISAN) y Fomento Municipal.

La importancia de los recursos federales (participaciones, aportaciones y convenios) radica en que representan 88.7% de los ingresos totales de Campeche por 19,591 millones de pesos, previstos para este 2018.

Calificación

La semana pasada, HR Ratings ratificó la calificación de “HR AA-” con perspectiva Estable al estado de Campeche, debido al comportamiento financiero mostrado, así como a la expectativa de que continúen las métricas de deuda en un rango similar al proyectado por la agencia.

“De acuerdo con la toma de financiamiento adicional a través de dos créditos estructurados destinados a la construcción del Nuevo Puente La Unidad y para inversión pública, se observó en el 2017 un déficit en el balance primario equivalente a 2.9% de los ingresos totales y se proyecta un déficit de 6.0% para el 2018”, explicó la calificadora en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Destacó que una vez ejercidos los recursos para obra pública, se espera que la entidad regrese a superávits en el balance primario de 0.5%, donde se considera una recuperación en las participaciones y una tendencia estable en el gasto corriente.

Por la información anterior, la deuda neta ajustada sobre los Ingresos de Libre Disposición (ILD) incrementó de 4.5% en el 2016 a 10.3% en el 2017, y con la disposición de los recursos restantes a los créditos citados, HR Ratings vaticina 27.2% para el 2018, nivel similar al estimado en la revisión previa de 26.0 por ciento.

“Asimismo, el servicio de deuda a ILD pasó de 1.1% en el 2016 a 1.6% en el 2017 y se proyecta que permanezca en un promedio de 2.5% para los siguientes ejercicios, lo que únicamente correspondería a deuda de largo plazo; comportamiento que se mantiene en línea con lo esperado anteriormente”, señaló.

La deuda directa ajustada del estado de Campeche al cierre del 2017 ascendió a 1,028.2 millones de pesos, compuesta por cinco créditos bancarios a largo plazo.

La entidad cuenta con una deuda respaldada por bono cupón cero por 476.2 millones de pesos y una deuda contingente con saldo insoluto de 214.3 millones, por lo que al finalizar el ejercicio 2017, la deuda consolidada fue de 1,718.7 millones de pesos.

La agencia detalló que en mayo del año pasado se firmó con Santander un financiamiento por 800.0 millones de pesos destinado a la construcción del Nuevo Puente La Unidad.

La fuente de pago del crédito es, en un principio, los derechos de cobro del Puente La Unidad y, una vez concluido el Nuevo Puente, los derechos de cobro de este último.

A junio del 2018, Campeche ha dispuesto 599.5 millones de pesos del crédito, y se espera que realice la disposición del monto restante en el presente ejercicio.

estados@eleconomista.mx