Al inicio de este 2019, el Bajío registró la caída más pronunciada de las regiones del país en captación de Inversión Extranjera Directa (IED), de 81.2% anual, al pasar de 1,619.1 millones de dólares en el primer trimestre del 2018 a 304.4 millones en igual periodo del año en curso —cifra preliminar—.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, por monto, la llegada de IED en el Bajío quedó en de la siguiente manera en el primer trimestre del año: Querétaro captó 317.4 millones de dólares; Aguascalientes, 83.5 millones; San Luis Potosí, 14.7 millones, y Guanajuato reportó un flujo negativo en el rubro de cuentas entre compañías por 111.2 millones —préstamos de las filiales a las matrices en el exterior o adelantos de pagos—.

En este sentido, estos estados, más Jalisco, se han sumado para conforman la Alianza Centro-Bajío, que tiene entre sus objetivos el conformar una plataforma de atracción de inversión extranjera, así como potenciarse como una región de impulso al desarrollo económico.

El académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Humberto Banda Ortiz, dijo que la región requiere impulsar estrategias encaminadas a incentivar la captación de IED, lo cual aún no se ha proyectado a nivel estatal.

“No ha habido un impulso a la región, esto no se ha visto reflejado, no se ha anunciado una política pública federal para incentivar la inversión, básicamente es una cuestión de inercia”, comentó.

A este escenario se suma la necesidad de diversificar los lazos comerciales con el extranjero, visualizando hacia naciones europeas y asiáticas, tal es el caso de China, que se perfila como una primera economía mundial.

En este contexto, el arranque del año se caracterizó por la incertidumbre que permea en el entorno económico, por factores como el cambio de administración federal y la falta de ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá.

Banda Ortiz destacó que con este resultado se ve la apuesta económica fiscal del gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, donde las regiones prioritarias son la frontera norte y el sur-sureste del país.

“Lo que vemos son los efectos de una política económica y fiscal desigual que está causando el desplazamiento de empresas y personas a otros lugares, ya que solamente las entidades de la frontera norte del país han estado contempladas para la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto sobre la Renta (ISR), esto hace que las demás regiones se queden rezagadas, que no se vean como escenarios atractivos”, afirmó.

Es positivo, señaló, apoyar a regiones rezagadas económicamente como el sur-sureste, pero el proyecto federal actual promueve que se esté desmantelando al Bajío, que fue la joya del corona en sexenios anteriores, siendo la región más dinámica.

El especialista de la UAQ indicó que el desabasto de gasolina y la toma de vías férreas de Michoacán, fenómenos desarrollados al inicio de año, fueron factores que también alejaron a los inversionistas. “Las empresas quieren estar ubicadas en estados donde hay certidumbre económica y no haya problemas para el desplazamiento”.

José Gil Gordillo Mendoza, secretario de Comisiones del Colegio de Economistas de Aguascalientes, aseveró que el declive del Bajío también es resultado del actual entorno internacional, como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que afecta a la industria automotriz, motor económico de la región.

Zona libre

La frontera norte fue la segunda región con el descenso más pronunciado en captación de IED en el primer trimestre del año (40.5%), a pesar de que en primer día del 2019 entró en el programa de la zona libre en la frontera norte, el cual da, entre otros beneficios, incentivos fiscales: reducción de las tasas del IVA a 8% y del ISR a 20 por ciento.

El presidente del Colegio Estatal de Economistas de Baja California, Domingo Ramos Medina, afirmó la creación de la zona libre no será suficiente si persiste un discurso político y económico nacional “poco claro, que ha generado incertidumbre para los inversionistas”.

“La IED se alejó de la frontera norte por la desconfianza que ha generado el gobierno federal, decisiones como la cancelación del aeropuerto en Texcoco, incluso la forma en que se desarrolló la guerra contra el robo de combustible, han generado que los empresarios no quieran invertir”, expuso.

“Además, la creación de la zona libre no ha funcionado como debería, no todas las empresas han podido tener acceso al programa, y conforme pasa el tiempo esto puede notarse más, el anuncio del proyecto atrajo capitales, pero ahora que han avanzado los meses y no todos han podido inscribirse la situación cambia”, manifestó Ramos Medina.

“Además, no todos los municipios del norte han sido contemplados (sólo 43), ése es otro factor que debe modificarse en el programa de la zona libre”, añadió.

Prioridad

En el otro extremo, el sur-sureste presentó el mayor crecimiento anual de IED (54.1%) en México; al respecto, Jorge Antonio Acosta Cázares, académico de la Universidad Veracruzana, manifestó que esta situación se debe a que la región es la principal apuesta del gobierno federal.

“El hecho de que el presidente López Obrador mencione en sus discursos que la región prioritaria de crecimiento es el sur sureste, provoca que los inversionistas extranjeros coloquen su atención a la región y la vean como un nicho de oportunidades. Los empresarios saben que ahí se les va a dar más facilidades por eso invierten”, reveló.

Incluso, puntualizó, en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 se hace hincapié en el sur-sureste, con los proyectos del Istmo de Tehuantepec y el Tren Maya, además de la refinería de Dos Bocas.

[email protected]