Moody’s aseguró que los aumentos de los impuestos en Baja California (“B2/Ba1.mx”, perspectiva Negativa) aprobados para este ejercicio fiscal serán positivos para el estado.

El pasado 31 de diciembre, el Congreso del estado aprobó el presupuesto del 2020, el cual incluye incrementos en impuestos que, de acuerdo con la agencia, impulsarán la recaudación de los ingresos propios.

“El incremento disminuirá la presión de un menor crecimiento proyectado de las transferencias federales, así como las presiones en el lado del gasto, un factor crediticio positivo”, indicó la calificadora a través de un reporte.

En el presupuesto se observa un aumento en la tasa del Impuesto Sobre Remuneraciones al Trabajo Personal, también conocido como Impuesto Sobre Nómina, a 3.00% de 2.43%, “lo que incrementará significativamente la recaudación de ingresos propios, ya que este impuesto representa más de 70% del total de los impuestos de Baja California”, detalló.

Adicionalmente, el presupuesto incluye un nuevo gravamen a plataformas de hospedaje, así como a hoteles y moteles en el estado.

También considera un impuesto nuevo a la venta del gas natural o derivados y a la venta de gasolina o derivados del petróleo, ingresos etiquetados para gastos relacionados con el ambiente, así como un nuevo impuesto sobre los artículos empeñados.

Moody’s espera que la recaudación de impuestos aumente 17% en el 2020 como resultado de estas medidas, un porcentaje mayor a la tasa de crecimiento compuesta anual de 13% reportada en los últimos cinco años. Este incremento de 17% se traducirá en un crecimiento de 14% de los ingresos propios, los cuales representaron 10% de los ingresos totales en el 2018.

El presupuesto de Baja California considera una disminución de los egresos de 2% (1,005 millones de pesos) con respecto al presupuesto del 2019. Las medidas para disminuir los gastos se enfocan en el gasto operativo y se relacionan principalmente con una caída en algunos rubros de servicios personales.

“Sin embargo, Baja California continuará enfrentando presiones de gasto relacionado con educación y pensiones en el 2020. El gasto relacionado con estos rubros llevó al estado a registrar déficits financieros de 4.6% del total de los ingresos, en promedio, durante el periodo 2014-2018”, señaló la agencia.

Menos recursos

El presupuesto federal del 2020 proyecta un menor crecimiento de las otras fuentes de ingresos, especialmente de las transferencias federales no etiquetadas o participaciones, que representan más de 40% de los ingresos totales del estado.

La administración de Andrés Manuel López Obrador estima que las participaciones crecerán sólo 3.4% en el 2020 —el menor crecimiento desde el 2010 y menos de la mitad del crecimiento promedio de 8.6% de estas transferencias entre el 2011 y el 2018—.

La calificadora prevé que el crecimiento de los ingresos propios junto con las medidas de contención del gasto compensarán el menor dinamismo de las transferencias federales y el aumento de los gastos relacionados con educación y pensiones. Como resultado, Baja California reportará un déficit financiero en el 2020 equivalente a 1.1% de sus ingresos totales, comparado con 1.8% del 2018.

[email protected]