Monterrey, NL. El próximo 31 de mayo regresarán a clases presenciales los alumnos de nivel medio superior y superior, con un aforo del 30% y de manera escalonada, sin embargo, actualmente no hay condiciones para que vuelvan los estudiantes de nivel básico, destacó el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

“500,000 jóvenes regresan a una apertura (de preparatorias y universidades), con un aforo del 30%, sin embargo, cada institución podrá decidir el formato, atendiendo las indicaciones de la Secretaría de Salud”, indicó el mandatario durante una reunión con el Comité de Educación Media Superior y Superior para el regreso a clases presenciales.

El gobernador recalcó que este regreso será gradual y voluntario para los alumnos de preparatorias y universidades.

A los padres de familia de los menores que cursan la educación básica les dijo: “ténganme paciencia, quiero estar con certeza de que no tengamos riesgos, igualmente para las escuelas privadas, no habrá diferencias. Tenemos un riesgo porque hay vulnerabilidad (de que se puedan contagiar de Covid-19) un porcentaje de los maestros”.

Por su parte, David Garza Salazar, rector y presidente Ejecutivo del Tecnológico de Monterrey, comentó que tendrán un regreso voluntario a las aulas a partir del 31 de mayo para nivel medio superior y superior, sobre todo en actividades como laboratorios, cursos críticos, tutorías y actividades al aire libre. Las clases tendrán formato híbrido.

Subrayó que tras 14 meses de confinamiento, habrá muchas dudas entre profesores y colaboradores, sin embargo, la institución va a asegurar el cumplimiento estricto de protocolos para un regreso responsable.

A su vez, la secretaria Académica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Emilia Vásquez Farías, indicó que hicieron una encuesta y el 62% del alumnado de nivel medio superior y superior quieren regresar a clases presenciales. En total la UANL tiene 101,300 estudiantes de preparatoria y universidad.

La UANL podría atender a una tercera parte de los estudiantes diarios y tendría que adecuar 1,000 aulas en 80 planteles que tiene en el estado, además de incrementar el número de filtros para la seguridad de los alumnos.