Guasave, Sin. La Costeña, empresa dedicada a la elaboración y producción de conservas de alimentos, cuenta con una planta en Guasave, Sinaloa, fundada en 1991 y centrada en vegetales y productos de tomate que se envían a todo el país. La firma está a punto de concluir su temporada alta, que inició en enero, durante la que se trabaja 24 horas de lunes a sábado, debido a que 95% de la materia prima que se recibe es perecedero, explicó Agustín Yzquierdo, director de la planta de Sinaloa.

En Guasave, La Costeña tiene una compañía que se llama Agrícola san José, la cual siembra aproximadamente 1,000 hectáreas de tomate al año, algo de chile y maíz dulce. Los empleados de la Agrícola San José, más de 900, son apoyados por La Costeña al brindarles casas con los servicios básicos, que se ubican en el Ejido 12 de octubre en el municipio de Guasave. El complejo, creado en diciembre del 2006, tiene 8 hectáreas de superficie con 466 casas.

Los trabajadores que habitan en la Villa San José son temporales y laboran de septiembre a mayo; éstos provienen de Guerrero, Ometepec y Chilapa principalmente, y “la idea es que cada familia tenga un espacio, seguridad y viva con dignidad; el albergue se pensó con una ambientación similar al espacio que dejan, para que se sientan cerca de sus raíces, lo que favorece un clima de paz y armonía”, comentó Luis Andrade, gerente de Agrícola San José.

La villa San José tiene dos guarderías subrogadas por el IMSS, un kínder, primaria y el año pasado se abrió una secundaria; para que todos los niños y jóvenes tengan la oportunidad de seguir estudiando, cuentan con un centro de cómputo y una ludoteca, que se lograron gracias la Fundación por México, además de una clínica de emergencias.

Todas las profesoras que asisten a la villa están capacitadas por la Federación y, con respecto a sus salarios, Agrícola San José tiene un convenio donde una parte la paga Agrícola y otra la Federación. “Los papás salen a trabajar a las 5 de la mañana y dejan a los niños en la ludoteca o guardería, duermen un rato, les damos su desayuno y de ahí se van a la escuela, que abre 8:30, les damos una colación, y posteriormente hacen sus trabajos escolares, sus tareas, y luego les damos de comer, hacen otra siesta y luego llegan los papás por ellos”, explicó Luis Andrade.

El gerente de la Agrícola comenta que la villa está sustentada en cinco pilares: salud, educación, reglas claras, seguridad y cultura y deporte “porque el albergue no es de filantropía, es de responsabilidad social y La Costeña fundamenta sus acciones para que mamá y papá tengan la suficiente tranquilidad de que sus hijos están bien cuidados, donde su trabajo es reconocido”.

Para reunir a los trabajadores jornaleros, la Agrícola San José acuerda una junta con los 28 mayordomos, jefes de cuadrilla que tienen entre 25 y 35 personas, quienes reciben una propuesta laboral sobre las actividades a realizar, salario y compromisos que la empresa tendrá. En la villa San José lograron un convenio con el Instituto de Capacitación para los Trabajadores donde les facilitan cursos de corte de cabello, de carpintería, de electricidad y algunos cuando regresan a Guerrero tienen un oficio por tres meses y después vuelven a labores del campo.

Finalmente, Luis Andrade destacó que en la Villa San José se han invertido alrededor de 50.5 millones de pesos, de los cuales 20% ha sido por aportación federal.