Cuatro estados de la República concentraron 49.3% de la industria constructora en México durante el 2010. Se trata de Veracruz, Guanajuato, Jalisco y Tabasco, de acuerdo con datos de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

De acuerdo con la Bitácora de Vivienda 2010 del citado organismo, Veracruz, con 4,251 empresas constructoras; Guanajuato, con 2,328; Jalisco, con 1,929; y Tabasco, con 1,589, son las entidades líderes, empleando en conjunto a 710,884 personas, las cuales representan 20.6% de los 3 millones 458,173 mexicanos dedicados a la construcción.

Sin embargo, la mayor cantidad de personas dedicadas a esta actividad se encuentra en el Estado de México, Veracruz, Jalisco, Nuevo León y Puebla, que concentran 42.4% del total nacional.

El caso del Estado de México destaca al ser donde más gente (595,942 habitantes) dependía a finales del 2010 de esta industria, con 385 empresas y ubicándose en el lugar número 18 en cuanto a densidad de constructoras.

Constructoras del Golfo

El especialista Luis García Chowell, del Instituto Mexicano del Cemento y del Concreto (IMCC), comentó que en el caso de Veracruz, el líder en cuanto a número de empresas constructoras, con 20.7% de las que hay en el país, ha venido impulsando proyectos carreteros, de rehabilitación y construcción de zonas industriales -de manera especial la generación de tubos de acero-, por lo que a ello se debe el dinamismo del sector.

Otro caso destacable es el de Tabasco, que tenía el año pasado 7.8% del total de constructoras, según datos del Sistema de Información Empresarial Mexicano, principalmente porque se han realizado grandes proyectos hidráulicos ante la vulnerabilidad del estado frente a las inundaciones y desbordamientos del río Usumacinta, dijo el especialista.

Añadió que ésta densidad de empresas constructoras va de la mano con la necesidad de invertir en infraestructura de cada gobierno para su propio desarrollo, aunado a la importancia de la construcción dentro de sus proyectos para el impulso infraestructural regional, generando gran cantidad de empleos de naturaleza temporal y permanente.