Durante el 2013, el comercio internacional respiró aires de debilidad económica, cuyo entorno, principalmente el de Estados Unidos, afectó a la industria manufacturera del país, motor industrial en los últimos años.

El año pasado el Valor Agregado de Exportación de la Manufactura Global (VAEMG), que refleja el vínculo de la actividad económica de este sector a las cadenas globales de valor, representó 40.7% de la Producción Manufacturera Global (PMG), donde el valor agregado bruto lo hizo con 21.5% y los insumos intermedios de origen nacional con 19.2%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este concepto es el valor agregado por la economía nacional a los productos de exportación, que son parte de un proceso de producción global (se llevan a cabo a lo largo de diferentes países). Por consiguiente, permite identificar la participación de la manufactura mexicana en el contexto internacional de las cadenas globales de valor.

Si bien la contribución porcentual del VAEMG en la PMG y en la Producción Manufacturera Total (PMT) muestra crecimientos importantes en el periodo 2003-2013, en el último año de análisis se dibujó una tendencia de desaceleración.

En el primero tuvo una participación de 38.7% en el 2003 y pasó a 40.7% en el 2013, aunque para el 2012 la contribución fue de 41.6%; en el segundo transitó de 10.8 a 11.3%, pero el año previo se ubicó en 11.4 por ciento.

En el promedio 2003-2013, se observó que por cada peso de la PMG se tuvo 37.8 centavos de VAEMG, mientras por cada peso de la PMT 10.4 centavos de VAEMG.

En el promedio de este lapso, la participación del VAEMG en el monto de las exportaciones de bienes, del total de la economía, fue de 20.3% y en relación a la producción manufacturera, 26.0%; cabe aclarar que este indicador no considera al monto de los insumos importados en el valor de bienes exportados.

El VAEMG también se entiende por el conjunto de actividades que empresas y trabajadores desempeñan durante los procesos de producción, comercialización y distribución entre diversos países en determinados productos y procesos de producción de bienes manufactureros internacionalizados.

Para el 2013, de las 86 ramas de actividad económica del SCIAN que componen la industria manufacturera nacional, cinco de ellas concentraron alrededor de dos terceras partes del VAEMG: fabricación de automóviles y camiones (32.6%); fabricación de partes para vehículos automotores (18.8%); fabricación de componentes electrónicos (7.7%); fabricación de audio y video (2.3%), y fabricación de computadoras y equipo periférico (1.1 por ciento).

De éstas, sólo las referentes al sector automotriz trazaron una trayectoria ascendente respecto al 2012.

El VAEMG es un componente de la PMG, que se obtiene al deducir de este último agregado económico los insumos de origen importado, o bien, representa al valor agregado bruto más el monto de los insumos de origen nacional; también se consigue del saldo de la balanza comercial entre el valor de las exportaciones e importaciones de la PMG.

El año pasado la PMG, que representa la producción del país involucrada en las cadenas globales de valor, registró una participación de 62.4% de las exportaciones manufactureras totales, que significó que de 62.4 centavos de cada peso de exportación manufacturera correspondió a manufacturas globales.

De la producción manufacturera total, en el entendido que es la suma global y no global, representó 27.7%, por lo que 27.7 centavos de cada peso de la producción manufacturera total concernió a la producción manufacturera global.

En ambos casos, la aportación de la PMG es mayor que los mostrados en los dos años anteriores, sin embargo, aún no alcanzan los niveles pre-crisis.

En cuanto al mercado laboral, la PMG participó con el 22.2% en el 2013 (año previo de 22.7%) de los puestos de trabajo totales de la industria manufacturera total; de 100 puestos de trabajo en ésta, 22 estuvieron integrados al proceso de cadenas de producción mundial.

rodrigo.rosales@eleconomista.mx

mac