El presidente Donald Trump decidirá el próximo 1 de junio si extiende las exenciones arancelarias a México y Canadá en los sectores de acero y aluminio, dependiendo del estado de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirmó este lunes el secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross.

Estados Unidos impuso el 8 de marzo aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional y otorgó a 34 países exenciones, lo cual está ligado, para el caso de México y Canadá, con el resultado del avance de las negociaciones del TLCAN.

“Dependiendo de dónde estemos en el TLCAN el 1 de junio, el presidente decidirá si extiende o no su situación. No se puede predecir por el momento”, dijo Ross, durante un foro en el Club Nacional de Prensa.

El funcionario indicó que siguen pendientes asuntos como las reglas de origen automotrices; la cláusula del sunset, con la cual se terminaría automáticamente el acuerdo comercial cada quinquenio, a menos que los tres países acordaran antes renovarlo, y los mecanismos de resolución de controversias.

“Son asuntos muy complejos, particularmente las reglas de origen”, dijo Ross, quien comentó que eventualmente los negociadores tendrán que discutir cada punto y cada coma en los textos. En contraste con la posición de Ross, Peter Navarro, asesor de manufacturas y comercio de la Casa Blanca, expresó a principios de mayo que Estados Unidos no alargará más las exenciones a los aranceles globales que aplica a México, Canadá y la Unión Europea.

Navarro afirmó que todos los países exentos de los aranceles de la Sección 232 sobre las importaciones de acero y aluminio recibirán cuotas “u otras restricciones”.

Estados Unidos extendió sus exclusiones para Canadá, México y la Unión Europea, mientras que con Brasil, Australia y Argentina firmó acuerdos en principio por separado y con Corea del Sur un acuerdo final.

Canadá y México representaron, respectivamente, 17.9 y 8.6% de las importaciones de acero y 40.5 y 1.5% de las importaciones de aluminio de Estados Unidos en el año pasado.

En el 2017, las importaciones estadounidenses de productos de acero y aluminio cubiertos por las tarifas de la Sección 232 ascendieron a 29,000 millones y 17,400 millones de dólares, respectivamente. Durante la última década, las importaciones de acero, por valor, han fluctuado significativamente, mientras que las importaciones de aluminio han aumentado constantemente.

Conversan Trump y Trudeau

Horas después de las declaraciones de Wilbur Ross, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, discutió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la posibilidad de llevar las negociaciones sobre una modernización del TLCAN “a una conclusión rápida”, informó el lunes su despacho sin ofrecer mayores detalles.

La presión para llegar a un pacto aumentó la semana pasada, luego de que el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, dijera que necesitaba ser notificado de un nuevo TLCAN el 17 de mayo para que el Congreso pueda aprobarlo.

También Larry Kudlow, el principal asesor económico del presidente Donald Trump, comentó que es escéptico sobre las posibilidades de que los negociadores acuerden una nueva versión del TLCAN durante la presente semana.

En una entrevista con el medio estadounidense Politico, Kudlow dijo que un plazo apretado dificultaría el cierre del trato. “No sé si vamos a llegar a un acuerdo”, dijo Kudlow. “Estás hablando con el tipo que es el optimista y el guerrero feliz y como nos encontramos ahora, no lo sé”.

Estados Unidos comparte fuertes lazos económicos con México y Canadá. Cualquier interrupción en la relación económica podría tener efectos adversos sobre la inversión, el empleo, la productividad y la competitividad de América del Norte.

“Ni siquiera quiero ir con el optimista de Kudlow habitual. No puedo ir allí”, añadió Kudlow, aludiendo a las bajas probabilidades de que se logre un acuerdo en principio sobre la renegociación del TLCAN esta semana. (con información de Reuters)

 

“México no sacrificará calidad”

Estamos negociando realidades: Guajardo a Trump

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, destacó que los países de América del Norte están negociando realidades, no puntos de vista, en respuesta al comentario del presidente Donald Trump de que México y Canadá no quieren perder la “gallina de los huevos de oro”, una analogía a las ventajas de la apertura comercial regional.

“Eso no es lo que estamos negociando (lo que dijo Trump). No estamos negociando puntos de vista. Estamos negociando realidades”, respondió Guajardo.

Agregó que está de acuerdo con Trump en que los aspectos de los acuerdos y la política han dejado a algunos excluidos de los beneficios del comercio internacional.

“Pero el hecho de que el comercio haya ayudado al mundo a crecer y realmente reducir la pobreza es una realidad”, dijo Guajardo, tras concluir una semana de negociaciones con sus contrapartes de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y Canadá, Chrystia Freeland, en Washington, DC.

“Necesitamos diseñar la política pública correcta y luego complementar la política comercial para realmente ayudar a los desplazados”, indicó Guajardo. El presidente Trump y algunos funcionarios de su administración creen que los déficits comerciales son perjudiciales para la economía de Estados Unidos.

“Estamos trabajando con todo el compromiso para tratar de tener un gran acuerdo lo más pronto posible. Pero siempre hemos dicho que no vamos a sacrificar calidad, balance (...) por tiempo”, expresó Guajardo este viernes.

rmorales@eleconomista.com.mx