Las revisiones de la cuenta pública del 2012 sobre el organismo Pemex Refinación arrojaron resultados negativos o con salvedad, por lo que la Auditoría Superior de la Federación solicitó una revisión a fondo por parte de las autoridades así como investigaciones meticulosas sobre el comportamiento de los funcionarios involucrados.

Los casos que destacan son los asociados al programa de mejoras en el combustible del sistema nacional de refinación, al igual que la alianza que se hizo durante el gobierno pasado con la empresa Unigel, en el sector petroquímico.

Las auditorías con dictamen negativo realizadas a Pemex Refinación se realizaron a Fletes terrestres para la logística de petrolíferos, el programa de mantenimiento de la capacidad de producción de la refinería de Cadereyta y al tren energético de la refinería de Salamanca.

Otros dictámenes negativos se aplicaron a los programas de calidad de combustibles de las refinerías Francisco I. Madero, en Tamaulipas, y a la de Lázaro Cárdenas, en Minatitlán; para el resto de las refinerías sus dictámenes son de aprobación con salvedad porque no se entregó la información en forma, tiempo y lugar como correspondía.

Además de Pemex Refinación, destaca el caso de la alianza entre el organismo Pemex Petroquímica con su complejo Morelos, uno de los más grandes del país, y la brasileña Unigel, en la cadena productiva del acrilonitrilo, que se supone inició el 18 de septiembre del 2007 para aumentar de 50,000 a 60,000 toneladas la planta de acrilonitrilo en el centro de trabajo de Pemex.

Esta alianza incluye cuatro contratos entre ambas entidades: el de reactivación de la cadena, el de suministro de petroquímicos, el de arrendamiento del inmueble y el de servicios de optimización, auxiliares, administrativos y maquila. Es decir, la operación de esta asociación está en manos privadas con el consentimiento de la paraestatal.

Tras una revisión de los estados contables de la sociedad del 2012, el resultado que obtuvo la ASF es que se pueden hacer recuperaciones hasta por 93.4 millones de pesos que en este momento están dentro de la sociedad, misma que es operada por los brasileños de Unigel; además del dinero que se puede recuperar, el organismo refiere que deben llevarse a cabo con al menos cinco funcionarios de la entidad.

SUBEJERCICIO

En la refinería de Madero, se detectó que la paraestatal no cumplió con las disposiciones normativas aplicables y hubo un subejercicio por 163 millones 208,700 pesos con respecto a la Cuenta de la Hacienda Pública Federal 2012, pero además se hicieron pagos en exceso por 1 millón 620,600 dólares, equivalentes a 21 millones 342,800 pesos, como resultado de la omisión de la afectación del anticipo otorgado en la actualización de los precios de equipos usados en el proyecto.

En el caso del Tren Energético, Pemex Refinación no cumplió con las disposiciones normativas porque se observó un subejercicio de 9 millones 22,400 pesos ya que en la cuenta pública se reportó un presupuesto modificado de 148 millones 222,900 pesos y un monto ejercido de 139 millones 200,500 de pesos.

Sin embargo, del monto reportado como ejercido, la entidad fiscalizada mediante facturas, pantallas SAP y estimaciones sólo comprobó un monto ejercido de 84 millones 195,500 pesos, lo que significa que están perdidos 55 millones de pesos.

Aquí, la administración del 2012 autorizó cinco convenios para prorrogar 470 días la fecha de terminación de los trabajos ya que no se tenía definida la ingeniería de detalle y por el atraso en la autorización de trabajos, lo cual denota una deficiente planeación de la obra.

PIDEN INVESTIGAR PAGOS EN EXCESO?EN REFINERÍA DE MINATITLÁN

La ASF pidió a las autoridades investigar los pagos en exceso que se hicieron en las obras realizadas en la refinería de Minatitlán, donde detectaron la posibilidad de recuperar hasta 31.9 millones de pesos, de los cuales 293,800 pesos fueron operados y 31.6 millones corresponden a recuperaciones probables.

En su informe señala que la paraestatal hizo los pagos en exceso por equipos que no funcionan, no están dentro de los catálogos o no cumplen con los objetivos buscados. Todo ello dentro del programa de Calidad de los Combustibles, un trabajo que hizo ICA Fluor Daniel, que se vio beneficiada con dos convenios modificatorios de fechas 16 de marzo y 20 de noviembre del 2012, ambos para reprogramar la ejecución general de los trabajos en la modalidad de precio alzado.

En el informe presentado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se considera que en el 2012 Pemex Refinación no cumplió con las disposiciones normativas aplicables al proyecto.

Destacan los pagos en exceso siguientes: 31 millones 643,200 pesos, integrado de la misma forma 1 millón 19,400, porque las pruebas de laboratorio no se presentaron conforme a lo solicitado en los precios unitarios; 18 millones 239,800 por errores aritméticos aplicados a los rendimientos y cantidades ajustados en función de los nuevos precios.

El importe que resulte por concepto de suministro de insumos por parte de Pemex Refinación para la ejecución de la prueba hidrostática realizada al equipo DA-8201 y por la aplicación de la penalización al incumplimiento a las fechas críticas contractuales.

Así como 12 millones 384,000 pesos por el pago del valor actualizado de equipos con base en precio alzado en dólares que no fueron afectados por 30% del porcentaje del anticipo concedido al contratista.

CADEREYTA, OTRA HISTORIA DE CAOS

El proyecto de mantenimiento de la capacidad de producción de la refinería de Cadereyta es, de acuerdo con los datos presentados por la Auditoría Superior de la Federación, uno de los más descontrolados que se tienen en el área, pues faltan documentos, hay pagos duplicados e incluso no hay áreas de control sobre el proyecto. También se detectaron adecuaciones presupuestales sin la justificación respectiva.

Una de las recomendaciones que se le hacen a Pemex Refinación es que implemente las acciones de control pertinentes con el fin de que, en los casos de modificaciones al presupuesto autorizado para la ejecución de programas y proyectos de inversión, elaboren y tramiten oportunamente las adecuaciones presupuestarias correspondientes, de conformidad a la normativa.

Además, han pedido ante el Órgano Interno de Control en Pemex Refinación que realice las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo correspondiente por los actos u omisiones de los servidores públicos que en su gestión reportaron en la Cuenta de la Hacienda Pública Federal del 2012 un monto superior en 303 millones 991,900 pesos a la inversión modificada para el proyecto, sin que se tenga evidencia documental sobre las adecuaciones llevadas a cabo.

La ASF considera que Pemex Refinación debe aclarar y proporcionar la documentación justificativa y comprobatoria de al menos 2 millones 265,100 pesos por concepto de pago duplicado, ya que la entidad envió mal los documentos respectivos.

En caso de no lograr su justificación o respaldo documental, la entidad fiscalizada o instancia competente procederá, en el plazo establecido, a la recuperación del monto observado , menciona el informe, adicionales a que al final se determinó que hay recuperaciones probables por 2 millones 954,600 pesos. El dictamen es negativo porque Pemex Refinación no cumplió con las disposiciones normativas del que destacan los siguientes rubros: un sobreejercicio de 303 millones 991,900 pesos; penalizaciones no aplicadas por 689,500 pesos; pagos duplicados por 2 millones 265,100 pesos en un concepto de precios unitarios de catálogo y entre un precio unitario extraordinario.