El presidente Donald Trump afirmó que no tiene una “fecha límite” para cerrar el acuerdo comercial con China y advirtió que podría ser “mejor” esperar ese resultado hasta después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, programadas para noviembre del 2020.

“No tengo plazos, no”, dijo Trump a periodistas en Londres, donde participó luego en una cumbre de líderes de la OTAN. “De alguna forma, me gusta la idea de esperar hasta después de la elección para el acuerdo con China. Pero quieren hacer un acuerdo ahora y veremos si el pacto es el correcto, tiene que ser correcto”, añadió.

Los comentarios de Trump se producen cuando faltan menos de 11 días para que Estados Unidos aplique una nueva ronda de aranceles a importaciones originarias de China, profundizando la guerra comercial entre ambas potencias. Como parte de una tregua en esa guerra comercial, Estados Unidos se comprometió a posponer aranceles previamente programados con vigencia ahora a partir del próximo 15 de diciembre sobre importaciones chinas con valor de 156,000 millones de dólares, incluidos teléfonos celulares, computadoras portátiles y juguetes.

Antes de una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en Londres, Trump insistió este martes en que el acuerdo comercial solo dependerá de si China quiere hacerlo, ya que insistió en que el gobierno chino quiere el pacto lo antes posible.

El lunes, Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, afirmó que Trump elevará aún más los aranceles a las importaciones originarias de China en caso no llegar a un acuerdo.

Ross hizo esa declaración minutos después de que Trump dijo que su decisión de firmar el proyecto de ley que respalda a los manifestantes en Hong Kong “no mejora” las posibilidades de llegar a un acuerdo comercial con China. El miércoles pasado, Trump ratificó la ley para que Estados Unidos supervise que Hong Kong mantenga cierto grado de autonomía de China, esto para que el territorio pueda conservar su estatus comercial preferencial. La ley, que China ha calificado de intervencionista, podría entorpecer las negociaciones comerciales entre ambos países.

China y Estados Unidos han tenido progresos, pero aún hay diferencias sobre si los actuales aranceles estadounidenses serán retirados y sobre niveles específicos de compras chinas de productos agrícolas como parte de la fase 1 del acuerdo. Aunque el pacto que se discute incluye nuevas protecciones para marcas registradas, fuentes comerciales dijeron a Reuters que dejarían los temas más complicados como transferencia tecnológica para después.

Expertos dicen que los aranceles más probables para ser retirados serían los gravámenes de 15% impuestos el 1 de septiembre sobre bienes chinos por valor de 125,000 millones de dólares.

Hasta ese momento, entre los puntos convenidos, se informó que China aumentaría las compras de productos agrícolas estadounidenses, tomaría ciertas medidas de protección de propiedad intelectual y haría concesiones relacionadas con los servicios financieros. A cambio, EU retrasaría un nuevo aumento de aranceles.

[email protected]