El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) hiló en septiembre su cuarto mes de recuperación constante. Durante ese mes atendió en sus dos terminales a un millón 508,060 pasajeros, lo que representó una caída del 62%, respecto a septiembre del año pasado (en mayo se registró la mayor caída por la pandemia del Covid-19, 94%, y en agosto fue del 70%).

“Durante septiembre el día con el mayor número de pasajeros atendidos fue el viernes 11 con 59,769 viajeros”, informó la principal terminal aérea del país.

En línea con los pronósticos internacionales, el turismo doméstico ha presentado mayor actividad, por lo que en el AICM alcanzaron una participación del 83% en el noveno mes (en septiembre del 2019 representaban el 65%). Por lo anterior, los pasajeros nacionales reportaron una caída anual de 50.8%, mientras que los internacionales del 81.4 por ciento.

Entre las aerolíneas que tuvieron actividad relevante estuvo VivaAerobus, quien explicó que en septiembre iniciaron la operación de nuevas rutas desde la Ciudad de México a Veracruz, La Paz y San Antonio. Además, a nivel nacional registró un factor de ocupación del 80% que, si bien implicó cinco puntos porcentuales menos que el año pasado, se trató del más elevado de la industria en las condiciones actuales.

En el acumulado enero-septiembre, el AICM ha atendido a 15 millones 724,365 pasajeros, lo que representó una caída de 57.8%, en relación con igual periodo del año pasado, de los cuales el 72% realizaron vuelos dentro del país.

De acuerdo con la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), al cierre del 2020 se llegará a atender la mitad de los pasajeros del año pasado, que fueron 50.3 millones) y en hasta finales del 2021 se podría alcanzar la misma cantidad de usuarios pre pandemia.

Por lo pronto, en la terminal 1, donde operan Volaris, Interjet y VivaAerobus, entre otras empresas, movilizó a 772,945 personas, mientras que la terminal 2, principal centro de operaciones de Aeroméxico, movilizó a 735,115 personas.

En ambas instalaciones se aplican “estrictos controles sanitarios” con la finalidad de que los pasajeros sientan la confianza de volver a usar los servicios aéreos, informó el aeropuerto.