En México, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) celebrado hace 20 años con Estados Unidos y Canadá ha traído un gran impulso a las exportaciones e importaciones que han registrado un incremento de hasta 500 y 350% a nivel general, de manera respectiva.

Luego de que en 1993 fuera firmado dicho tratado comercial entre las tres naciones, el país pasó de tener exportaciones con el mundo de más de 60,882 millones de dólares, en 1994, a 370,705 millones en 2012; mientras que las importaciones pasaron de casi 80,000 millones de dólares, a también 370,751 millones de dólares.

Así, en las últimas dos décadas, las exportaciones totales del país crecieron a un ritmo de 10.6% promedio anual, en tanto que para el Producto Interno Bruto (PIB) la tasa de expansión es de 2.9 por ciento.

Con base en información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de 1994 al cierre de 2012, el saldo de la balanza comercial de México registró sólo tres años superávit comercial.

En 1995, con 7,088.5 millones de dólares; en 1996, con 6531.1 millones; y en 1997 con 623.4 millones.

En su momento, el subsecretario de Comercio Exterior, Francisco Rosenzweig, destacó los logros y ventajas que México obtuvo con la firma del TLCAN en noviembre de 1993 y que entró en vigor a partir del 1 de enero de 1994.

El Tratado, puntualizó, permitió a México colocarse como actor relevante en las cadenas productivas globales de valor, como el primer exportador de manufactura de América Latina con casi 60% y vender al exterior diariamente 1,000 millones de dólares, es decir, un millón de dólares por minuto.

En promedio, precisó, México exporta hoy más que todos los países de América Latina, incluyendo Brasil.

Por cada dólar que México exporta al mundo, 37% tiene valor agregado que proviene de Estados Unidos y 23% de Canadá; porcentaje que contrasta con China, por ejemplo, que sólo tiene 4%, mencionó.

También subrayó que, actualmente, el comercio total de México asciende a 742,000 millones de dólares, con un equilibrio comercial, ya que tanto las ventas al exterior como las compras fluctúan entre los 370,000 millones de dólares

En ese contexto, el funcionario de la Secretaría de Economía (SE) recordó que en la década de los ochenta, 57% de las exportaciones mexicanas las representaba el petróleo, mientras que las manufacturas únicamente 37 por ciento.

Hoy, dijo, hay una menor dependencia de las ventas de petróleo, ya que de los 371,000 millones de dólares que se exportan, sólo 57,000 millones son exportaciones asociadas al petróleo y el resto son manufacturas.

Ello implica que 81% de las exportaciones mexicanas corresponde al rubro de manufacturas, resultado del trabajo de dos décadas a través del TLCAN.

"Esto se ha logrado gracias al trabajo de dos décadas, no sólo del gobierno, sino también al del sector privado para trabajar año con año en la búsqueda de un mejor ambiente de negocio y de ser más competitivos", subrayó el funcionario.

TLCAN BENEFICIÓ MÁS OTRAS INDUSTRIAS

Por su parte, el académico de la Universidad Anáhuac y experto en comercio exterior, Arnulfo Gómez, consideró que luego de la entrada en vigor del TLCAN hay sectores que resultaron más beneficiados que otros.

Tal es el caso del sector hortofrutícola, especialmente con el jitomate, al aprovechar las ventanas agrícolas, así como el aguacate.

Abundó que debido a que la habilidad y experiencia ganada en la exportación a Europa y una vez que fueron removidos los obstáculos fitosanitarios en Estados Unidos a través de la determinación de zonas libres de plagas y de baja prevalencia, se permitió un acceso creciente a diversos estados de ese país.

"De tal manera que, de 1995 en que no podíamos exportar aguacate al mercado de Estados Unidos, al cierre de 2012 alcanzamos la cifra de 822 millones de dólares en la exportación", indicó.

Arnulfo Gómez señaló que otros productos ganadores a 20 años de dicho acuerdo son la cerveza, tequila, café sin descafeinar, frambuesas, artículos de confitería, chile Bell, pepinos, pimientos, productos de panadería, galletas dulces, cebollas, sandías, alimentos para bebés, espárragos y cigarrillos.

Sin embargo, destacó que en el caso del sector automotriz con la entrada en vigor del acuerdo comercial entre los tres países, fue de los ganadores más representativos luego de que las exportaciones aumentaron a una tasa de 12.1% promedio anual.

El académico destacó que en 1993, un año antes de la entrada en vigor del TLCAN, la manufactura automotriz para exportación se ubicó en 19.4%, mientras que hoy es de 25.8 por ciento.

"La industria automotriz es uno de los pocos sectores en los que se ven reflejados los beneficios de la apertura comercial. Las normas establecidas previamente permitieron el valor agregado creciente".

Asimismo, dijo, hubo empresas que desarrollaron proveedores, se integró a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) en la cadena de valor y llegó inversión extranjera directa para instalar plantas armadoras.

"Su finalidad fue aprovechar las ventajas comparativas de la cercanía con Estados Unidos, así como las competitivas de los costos de la mano de obra mexicana", explicó Arnulfo Gómez.

En todo ese contexto, el subsecretario de Comercio Exterior, Francisco Rosenzweig, destacó que en la actualidad uno de los mayores retos que enfrenta México es la dependencia de casi 80% de las exportaciones hacia Estados Unidos y de 63% a Norteamérica.

Y por ello el país busca la diversificación comercial "por lo que destacó la contundente decisión del gobierno mexicano de ir hacia mercados de América Latina".

Indicó que en esa región las exportaciones mexicanas registran en los últimos seis años tasas de crecimiento anual de 16% en promedio, mientras que en la región Asia-Pacífico a un ritmo de 20 por ciento.

En contraste, con el resto de los 45 países con los que México tiene 10 tratados comerciales o de asociación económica, la tasa de crecimiento del intercambio comercial es de únicamente 8.9 por ciento.

Francisco Rosenzweig mencionó que hoy la región Asia-Pacífico representa para México una importante oportunidad para diversificar sus exportaciones, debido a sus importantes tasas de crecimiento económico y la necesidad de los productos mexicanos.

Expuso que hoy México busca tomar ventaja de dicho crecimiento y formar parte de esa dinámica a través del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

Asimismo, como es el caso también de Panamá que registró una expansión de 16% en su Producto Interno Bruto (PIB) durante 2012.

El funcionario de la SE aseguró que México, frente a Panamá, es altamente competitivo en el rubro de servicios e infraestructura, de ahí la importancia de que México tenga un tratado comercial con esa nación, la única de la Centroamérica con la que no tiene un acuerdo de esa índole.

nlb