La aerolínea estadounidense Southwest anunció que mantendrá sus aviones Boeing 737 MAX en tierra hasta enero de 2020, y dijo haber iniciado las negociaciones con Boeing para la compensación por los vuelos cancelados.

Southwest, con su flota de 34 aviones MAX, será la primera gran aerolínea estadounidense que renuncia a retomar los vuelos de los modelos MAX en 2019, después de la prohibición global en marzo causada por dos accidentes mortales.

La aerolínea estadounidense dijo que, una vez que el avión haya sido autorizado por los reguladores para cumplir con los requisitos de la Administración Federal de Aviación -incluyendo la preparación adicional de pilotos,- puede tardar hasta dos meses en volver a emplear los MAX.

Boeing dijo el miércoles que espera tener la aprobación para volar en octubre, pero advirtió que quizás tiene que reducir o detener temporalmente la producción del MAX si la prohibición de volar se demora mucho más tiempo.

El fabricante destinó 4,900 millones en compensar a sus clientes.

Southwest Airlines afirmó que la crisis de los MAX le costó 175 millones de dólares en el segundo trimestre y dijo que tuvo "discusiones preliminares" con Boeing por la compensación por daños.

"No llegamos a ningún acuerdo sobre este asunto, por lo que no incluimos ninguna cantidad de Boeing en nuestros resultados del segundo trimestre", anunció Southwest.

Retirar el MAX de la flota de Southwest retrasó los planes de la compañía de expandir el servicio a Hawái, uno de los motivos por los cuales la aerolínea redujo su objetivo de capacidad de plazas.

La inmovilización de los MAX supuso "bastante presión" en los costos del segundo trimestre, y esas "sanciones" seguramente sigan el resto del año, dijo Southwest.

Para ahorrar costos, Southwest dejará de operar en el aeropuerto internacional de Newark y trasladará todos los viajes de Nueva York al aeropuerto de LaGuardia.

erp