La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) ocasionaría que las aerolíneas busquen opciones de crecimiento en el corto plazo en los aeropuertos de Toluca (principalmente), Guadalajara, Monterrey y Tijuana, aseguró el banco de inversión suizo UBS.

En un análisis sobre el sector, estimó que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) crecerá a un ritmo de entre 4 y 5%, anual hasta el 2022 y luego se generará un “cuello de botella” si no se tienen nuevas instalaciones. Además de impactar la conectividad aérea del país porque representa 34% del tráfico aéreo nacional y es el principal punto de conexión con el resto los aeropuertos del país.

A pesar de su declaratoria oficial de saturación del 2013, dicha terminal movilizó el año pasado 44.7 millones de pasajeros y 537,262 toneladas de carga (7.1 y 19% más que el año previo), con lo cual está en su límite.

Como alternativa, en caso de que el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador decida suspender los trabajos de construcción, UBS refirió que la terminal de Toluca podría atender la creciente demanda de tráfico aéreo del centro del país, porque está a 40 minutos de la zona financiera de Santa Fe, está subutilizado y técnicamente operable.

En mayo pasado, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) también afirmó en su plan de contingencia que ante la posibilidad de no cumplir el objetivo de construcción por la falta de recursos o por “volatilidad política derivada por el proceso elector se deberán utilizar temporalmente aeropuertos alternos, principalmente Toluca, que está en óptimas condiciones para albergar aerolíneas comerciales.

“Bajo este supuesto, la demanda insatisfecha también sería atendida por el Aeropuerto Internacional de Toluca, mismo que fungiría de terminal 3 del AICM y sería un soporte y desahogo de operaciones de este último debido a su capacidad excedente y la cercanía con la Zona Metropolitana del Valle de México, para lo cual se requerirían ciertas inversiones adicionales”, explicó.

Para UBS, el avance físico de 31% que tiene la construcción del NAIM puede jugar un factor “positivo” en la consulta pública que ha planteado el equipo de AMLO para tomar la decisión de seguir o cancelar la obra que costará 13,300 millones de dólares, toda vez que no hay duda en la necesidad de aumentar la capacidad aeroportuaria de la Ciudad de México.

En tanto, hace unas semanas, la aerolínea de bajo costo VivaAerobus anunció que iniciará operaciones a partir de octubre en el aeropuerto de Toluca con rutas a Cancún y Monterrey. Se prevé que antes de que concluya el año otras aerolíneas anuncien también nuevos vuelos, como parte de un programa de incentivos que se ha creado.

Alistan dictamen

Por otro lado, el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, informó que el 15 de agosto estará listo, y presentará el dictamen técnico de viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

En conferencia de prensa en su casa de la colonia Roma, destacó que una vez que sea presentado, iniciará el debate sobre las tres opciones que plantea: continuar la obra con recursos públicos; cancelarla y en su lugar construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía; o bien, continuar la construcción mediante la figura jurídica de la concesión a particulares.

“Entonces, en ese marco se va a decidir, vamos a presentar aquí las opciones, se va a informar, se va a orientar, y entre todos vamos a tomar la decisión”, aseveró.

La revisión técnica que lleva a cabo el equipo lopezobradorista versa sobre la situación física del terreno; el supuesto retraso en la obra; el control hídrico; el secado del lago Nabor Carrillo; la contaminación por el número de aviones que circularían; el impacto urbano, así como los proyectos de conexión vial y de transporte. (Con información de Jorge Monroy)

[email protected]