La empresa petrolera Shell perforará en el golfo de México el primer pozo netamente exploratorio de un privado en aguas ultraprofundas destinado a encontrar una nueva provincia en el área, con una inversión de más de 90 millones de dólares.

De acuerdo con la aprobación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el pozo Chibu 1 se localizará en el área CS G01 que la operadora angloholandesa obtuvo mediante un contrato de licencia de la Ronda 2.4.

A un tirante de agua de 2,760 metros, el pozo contenido en el plan de exploración aprobado por la CNH, es el primero que se perfora en un campo completamente nuevo y va destinado a dos objetivos geológicos: en el estrato Oligoceno, con una profundidad desde 3,714 metros y en el estrato Jurásico Superior, donde llegará hasta 6,110 metros verticales.

En el área, los estudios sísmicos aportaron la posibilidad de que existan recursos por hasta 219 millones de barriles de petróleo crudo equivalente de aceite medio de 28 grados API (clasificación del American Petroleum Institute), lo que representa cerca de 3% de las reservas probadas del país.

En el primero de estos objetivos se espera un recurso prospectivo de 143 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, que es alrededor de 2% de las reservas probadas del país, con una probabilidad de éxito geológico de 26%, mientras que en el Jurásico Superior el recurso asciende a 76 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, con una probabilidad de éxito geológico de 13 por ciento.

La perforación de Chibu 1 se realizará con un barco plataforma de última generación, propiedad de Shell, y arrancará el próximo 5 de diciembre, para concluir el 28 de febrero del 2020 con la terminación y sellado en cemento del pozo.

En la decimotercera sesión extraordinaria del órgano de gobierno de la CNH, encabezada por primera vez por el recientemente nombrado presidente Rogelio Hernández Cázares, detallaron que el pozo más cercano que podría servir como referencia para tener una correlación de los recursos se ubica a 148 kilómetros del área, por lo que se considera una perforación netamente exploratoria para encontrar nuevas provincias petroleras en México.

“Es una buena noticia que ya estamos entrando a aguas ultraprofundas, el pozo va a requerir una inversión de más de 90 millones de dólares, comparado con un pozo en tierra esto cuesta 20 veces más”, explicó el comisionado Héctor Moreira. “Esperemos que sea exitoso y abra una provincia nueva para México”. Según el comisionado, los recursos estimados ascienden hoy en valor presente neto a más de 13,000 millones de dólares. Con un total de 11 bloques adjudicados, Shell es la empresa que más contratos obtuvo durante las rondas de licitación petrolera de la administración pasada.

Inversión de hasta 305 millones de dólares

Aprueba CNH sexto plan exploratorio de Pemex

El órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó el plan de exploración presentado por Petróleos Mexicanos (Pemex) Exploración y Producción para la Asignación AE-0142-Comalcalco, que tendrá una inversión de hasta 305 millones de dólares. Con este plan, son seis planes que aprueba la CNH respecto de los 42 proyectos que Pemex definió como prioritarios de su estrategia exploratoria.

Esta asignación tiene una superficie de 1,017 kilómetros cuadrados y se localiza en Tabasco.

Durante el periodo inicial de exploración, que es de cuatro años, se comprometió la perforación y terminación de un pozo exploratorio, detallaron en la 66 sesión extraordinaria del órgano de gobierno del regulador.

Para la asignación se estimó una incorporación de recursos de hidrocarburos por entre 36 y 136 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, considerando los escenarios base e incremental, al que se llegará si se obtiene éxito en el primero.

La inversión proyectada va de 135.3 a 305.8 millones de dólares, respectivamente.

Chibu 1, en aguas ultraprofundas

• A un tirante de agua de 2,760 metros, la petrolera Shell perforará a partir del 5 de diciembre y durante más de dos meses el pozo Chibu 1, considerado el primero netamente exploratorio destinado a encontrar una posible nueva provincia petrolera en aguas ultraprofundas mexicanas, con recursos prospectivos en dos horizontes de profundidad de alrededor de 219 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

El barco de perforación de Shell llegará a una profundidad de hasta 6,610 metros verticales y la inversión para este proyecto será de 90 millones de dólares.

[email protected]