La Secretaría de Economía se fijó la meta de incrementar de 13.83 a 35% la proporción de los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) en las regiones de occidente y sur con respecto a las entradas de ese indicador en el total de México para el 2024.

Con su meta “Brecha de la Inversión Extranjera Directa entre regiones”, la Secretaría de Economía tiene el “objetivo prioritario” de fomentar la diversificación económica para una mayor igualdad entre regiones y sectores, de acuerdo con el Programa Sectorial de Economía 2020-2024, publicado este miércoles en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

La dependencia toma como línea base el dato de que, considerando el total de captación de IED del país, las regiones norte y centro abarcaron 86.15% de esos flujos en 2018, mientras que las regiones de occidente y sur registraron el restante 13.83 por ciento.

El parámetro de medición se obtiene dividiendo la participación de la IED en las regiones norte y centro del país respecto al total de la IED en el periodo, menos la misma participación en las regiones occidente y sur.

De esa forma, según su meta, el resultado disminuiría gradualmente de 0.72 en 2018 a 0.3 en 2024.

“Habrá un impulso a las regiones que no han sido beneficiadas durante los últimos sexenios. Existen, inaceptablemente, regiones sumamente marginadas que carecen de servicios básicos para su subsistencia, sobre todo en los estados del sureste del país, que tienen un crecimiento económico muy bajo o negativo. Es por eso que este Programa contempla, como prioridad, apoyar las regiones y sectores para fomentar un desarrollo económico equilibrado”, argumenta la Secretaría de Economía en el documento.

En el Programa Sectorial, expone que la economía mexicana ha crecido un promedio de 2.4% anual durante los últimos 20 años (1998-2018) y que la meta del actual gobierno es impulsar esa tasa a 4 por ciento.

En temas de política industrial, para 2024 se incrementará el contenido nacional en los sectores estratégicos. Se enfocará en aquellos que generen mayor impacto en el crecimiento económico y en el empleo.

En el plano de comercio internacional, plantea que México incrementará y diversificará sus exportaciones. “Se producirá con costos y calidad competitiva; se exportará a nuevos mercados y se exportarán productos y servicios con alto valor agregado y se incorporarán más empresas a la cadena de valor de las exportaciones”, proyecta.

Por cuestiones geopolíticas, se intensificará la integración comercial entre México y sus socios comerciales de Estados Unidos y Canadá. Se incorporará un mayor contenido regional en los productos importados por estos países, así como la creación de nuevas empresas y empleos que sean motor de crecimiento para estos países.

[email protected]