La empresaria Helle Jeppsson transformó la fatiga laboral y el estrés cotidiano en una oportunidad de negocio. “La gente trabaja mucho y vimos en eso un nicho muy interesante para ofrecer masajes a domicilio”, dijo Helle Jeppsson, cofundadora de Scape, una aplicación que permite contratar masajes y tratamientos faciales con un solo clic.

A través de esta app, los usuarios seleccionan un masaje o tratamiento facial, indican la dirección donde quieren recibir el servicio y en un máximo de tres horas un terapeuta calificado llega al destino para ofrecer una experiencia de spa integral.

Durante más de 10 años, Jeppsson fue copropietaria de Hela Spa Washington, un santuario de salud y belleza donde personalidades como Michelle Obama y las actrices Angelina Jolie y Anne Hathaway son clientes frecuentes.

En 2010, esta empresaria de origen sueco y noruego llegó a México para cofundar otros dos spas con este mismo concepto, uno en el hotel Presidente Intercontinental y el otro en Santa Fe. Estas experiencias le permitieron desarrollar la aplicación de Scape, a partir de las necesidades para aliviar el estrés de quienes habitan y trabajan principalmente en la zona metropolitana de la Ciudad de México.

Scape comenzó con cuatro masajistas y un área de acción delimitada en la zona de Polanco y Lomas de Chapultepec. Un año y medios después, ya cuenta con 200 terapeutas y se ha expandido a Pachuca, Querétaro, Guadalajara y Valle de Bravo. Según Jeppsson, suma 15,000 clientes. Se trata de un crecimiento orgánico que se ha beneficiado de las recomendaciones boca a boca y en redes sociales, especialmente en Instagram.

“Ofrecemos un servicio que no solo tiene beneficios físicos, también ayuda en la parte emocional. Permite una desconexión. Hay mucha gente que trabaja a nivel muy intenso y el masaje puede ser su único momento de la semana para dejar teléfono”, dijo.

Scape también ofrece sus servicios para hoteles que no cuentan con la infraestructura de spa, además de masajes shiatsu para empresas que quieren dar una mejor calidad de vida a sus empleados. “Trabajamos con 35 empresas y 17 hoteles en la Ciudad de México, mientras que en Valle de Bravo estamos trabajando con cuatro hoteles", dijo Jeppsson, cuyos socios son José de Murga y Adrián Martínez.

Algo más que una startup

El modelo de negocio de Scape permite que sus terapeutas tengan un empleo digno y bien remunerado, de acuerdo con Jeppsson. “El de masajista es un trabajo muy intenso y los sueldos en México varían entre los 6,000 y los 8,000 pesos al mes. Quisimos cambiar eso y pagar muy bien, que los masajistas vieran una repercusión fuerte a nivel económico. Hemos tenido terapeutas que han llegado a ganar hasta 50,000 pesos en un mes”, dijo.

“Ser masajista en México es una profesión que todavía no está tan valorada como en otros países. Es una profesión que requiere muchos años de estudio y experiencia, es complicada, incluso comparable a ser enfermera”, dijo Jeppsson.

Para esta empresaria, el diferenciador de Scape, además de la alta calidad del producto que ha desarrollado, radica en los diversos apoyos y flexibilidad laboral que se ofrece a quienes colaboran en la startup, que en su mayoría (90%) son mujeres.

“Cuando cambias la vida de una mujer en México se genera un impacto social fuerte en su núcleo familiar, no sólo en el más cercano, sino a veces hasta segundo y tercer grado, como los tíos o hasta los abuelos”, dijo Jeppsson. “Como extranjera, me impresiona esa capacidad que hay aquí de que una mujer pueda generar tanto impacto”.

Para seleccionar a sus terapeutas, Scape cuenta con un proceso muy riguroso; se exige a los candidatos a pasar diversas pruebas técnicas, una entrevista en persona, además de entregar certificaciones. Una empresa externa es la encargada de verificar los antecedentes penales y profesionales de cada aspirante, dijo Jeppsson.

Para mantener un control de la calidad del servicio y a su vez ayudar a quienes quieren colaborar, la compañía se hace cargo de financiar la adquisición de todo el equipo y productos que se requieren. “Tenemos un estándar muy alto del material que se usa durante el servicio, la cama de masaje, las sábanas, el aceite, el uniforme”.

En el segundo semestre de 2019, los servicios de Scape continuarán su expansión por México, para llegar a Monterrey, Puebla y San Miguel de Allende. “Hay mucho mercado”.

[email protected]