La Secretaría de Economía dio a conocer los nuevos números de todas las fracciones arancelarias con las cuales se clasifican los productos para poder importarse o exportarse cumpliendo con las regulaciones en las aduanas de México.

El nuevo listado fue difundido por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) como parte del proceso para aprobar el anteproyecto del Acuerdo por el que se dan a conocer los Números de Identificación Comercial (NICO) y sus tablas de correlación.

Con los cambios, las fracciones arancelarias pasarán a tener 10 dígitos en lugar de los actuales ocho.

La publicación de la correlación de referencia obedece a lo establecido en el artículo Quinto Transitorio del Decreto por el que se expide la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación, y se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley Aduanera, publicado el 01 de julio de 2020, en el que se establece que la Secretaría de Economía dentro de los 120 días naturales siguientes a su entrada en vigor deberá publicar las tablas de correlación de las fracciones arancelarias de la Tarifa Arancelaria.

La clasificación de las mercancías estará conformada por las fracciones arancelarias y el número de identificación comercial, el cual estará integrado por dos dígitos, los cuales se colocan en la posición posterior de la fracción arancelaria que corresponda, y que estarán ordenados de manera progresiva iniciando del 00 al 99.

La Secretaría de Economía explicó que ello permitirá contar con datos estadísticos más precisos, es decir, una herramienta de facilitación comercial que permita separar la función de inteligencia comercial y estadística de la función reguladora, tanto en el aspecto arancelario como en el de regulaciones y restricciones no arancelarias.

La actualización de la mencionada Ley obedece a tres ejes principales, según el gobierno: implementación de la Sexta Enmienda al Sistema Armonizado; actualización de fracciones arancelarias obsoletas con bajo o nulo comercio, y proceso de compactación y desdoblamiento de fracciones arancelarias.

El proceso de compactación y desdoblamiento tiene como finalidad establecer las bases para crear los números de identificación comercial que permitan dar seguimiento a mercancías que resulten relevantes en el comercio exterior mexicano y contar con información precisa y relevante para la toma de decisiones.

roberto.morales@eleconomista.mx