La secretaria de Energía, Rocío Nahle, comprometió que para el 2020 quedarán rehabilitadas por completo las seis refinerías que hay en el país. Indicó que las refinerías de Madero y Salina Cruz presentan un avance de 72% en su reconfiguración; la de Salamanca, 70%; la de Minatitlán, 52%; la de Cadereyta, 48%, y la de Tula registra 37% de avance.

“Para el 2020 deben de quedar rehabilitadas las seis refinerías”, dijo Rocío Nahle en Palacio Nacional, acompañada del presidente Andrés Manuel López Obrador, y el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

La secretaria de Energía argumentó que el actual gobierno federal recibió el sistema nacional de refinación en diciembre del 2018 con 32% de capacidad de proceso, y para el 21 de septiembre se llegó a 53% de capacidad. Por otro lado, el mandatario López Obrador dijo que gracias a que los planes de reactivación del sector petrolero nacional se han concentrado en las áreas de mayor rentabilidad para la producción petrolera, que son las cuencas del sureste, la producción de algunos campos nuevos, como el reciente hallazgo terrestre de Pemex, Quesqui, se reducirán a costos récord, de hasta 6 dólares por barril.

“El nuevo campo está rodeado de infraestructura, está interconectado, va a costar hasta 6 dólares el barril”.

Según el reporte más reciente de Pemex Exploración y Producción, el costo de extracción de cada barril en aguas someras por parte de la estatal mexicana ronda entre 9 y 12 dólares, por lo que a un precio de 54.15 dólares por barril en que se cotizó la mezcla mexicana de exportación este lunes resulta uno de los más bajos del mundo en campos marinos, mientras que Quesqui es un campo terrestre donde gran parte del volumen es condensados ultraligeros para la refinación, con densidad superior a los 43.8 grados API (definición del American Petroleum Institute).

[email protected]