El 68% de las empresas familiares en México registró un crecimiento en ventas, mientras 24% está optimista respecto a obtener un rápido y agresivo crecimiento en los próximos cinco años, destacó la consultora PwC.

Según su encuesta bianual de Empresa Familiares 2012, estos resultados son mejores a los de sus similares a nivel mundial, de los cuales el 65% incremento sus ventas y sólo 12% proyecta un crecimiento rápido y agresivo en el próximo lustro.

El especialista en soluciones para empresas familiares de PwC, Juan Carlos Simón, informó que 90% de los negocios en México se manejan a nivel familiar, generan entre 70 y 72% del empleo y aportan 60% del Producto Interno Bruto (PIB).

Señaló en rueda de prensa que para la Encuesta de Empresas Familiares 2012 se realizaron 1,902 entrevistas en 28 países durante el segundo semestre del año pasado, y en México se aplicaron 50 entrevistas telefónicas.

Los resultados de las empresas familiares mexicanas fueron más positivos que los de sus similares a nivel mundial, pues 68% de las empresas locales aumentó sus ventas, 22% no presentó cambios y sólo 10% registró reducción.

En tanto a nivel mundial:

  • 65% de las empresas familiares incremento sus ventas
  • 15% no hubo cambios
  • 9% presentó reducción.

El especialista de esta empresa de consultoría refirió que el desempeño registrado influyó en las expectativas para los próximos cinco años, pues 24% prevé un rápido y acelerado crecimiento de sus ventas, contra 12% de las empresas familiares a nivel mundial.

Mencionó que los principales retos que enfrentan las empresas familiares mexicanas son similares a las del resto del mundo, como desarrollar la empresa, atender las necesidades del mercado y el acceso al financiamiento.

La gran mayoría de las empresas familiares en México pertenece a la primera generación y coexisten padres e hijos, y en las cuales los primeros son dueños y administradores únicos y los segundos desempeñan posiciones gerenciales y directivas.

No obstante, acotó el representante de PwC, los padres aún sienten que los hijos no poseen las habilidades ni experiencias necesarias para hacerse cargo de la administración de su empresa.

Ante ello, la permanencia en el tiempo de las empresas familiares continúa siendo uno de sus retos más importantes, pues 70% no tiene más de 50 años de operación y en 72% de ellas coexisten la primera y segunda generación que está a cargo de la administración.

Sin embargo, este porcentaje se reduce a 24% para las empresas en las que participa la tercera generación (padres-hijos-nietos) y sólo 4.0% pertenece a la cuarta generación o más.

Del total de empresas que participaron en la encuesta, sólo 13% exporta actualmente y de ellas, 19% estima que venderá sus productos y servicios en mercados internacionales en los próximos cinco años.

No obstante, 93% de las empresas mexicanas que proyecta exportar sólo lo hará a tres países: Estados Unidos, Colombia y Brasil.

Sobre la necesidad de establecer reglas para los familiares con el objetivo de que el patrimonio familiar perdure y no pierda su valor, a través del establecimiento de un Plan de Sucesión, apuntó que 68% de las empresas familiares mexicanas opinó que es un reto muy importante, mientras a nivel mundial lo es para el 72 por ciento.

En cuanto a la administración de la empresa, 66% de los dueños de las empresas familiares en México ya sabe a quién dejará a cargo de la administración, y de ese porcentaje más de 55% quiere contratar a expertos profesionales no familiares para esa posición.

Para el directivo de PwC, la encuesta revela que las empresas familiares mexicanas saben que tiene un papel importante en la economía del país, pero aseguran que hay obstáculos para la competitividad de este tipo de negocios en el largo plazo.

Ante ello, estimó que el gobierno debe implementar medidas que ayuden a que las empresas familiares tengan mayor acceso al capital y al financiamiento, y también que el gobierno debe cambiar la política fiscal que beneficia a las corporaciones en detrimento de los negocios familiares.

apr