Londres.- El directorio de la aseguradora británica Prudential pidió disculpas a los accionistas por los gastos incurridos en el fallido intento de compra de los activos asiáticos de AIG, y calificó de correcta la decisión de abandonar el proceso.

A inicios de junio, Prudential abandonó su plan para comprar la unidad de seguros de vida asiática de AIG por 35,500 millones de dólares, luego de protestas de accionistas indicando que el acuerdo era muy caro.

El directorio ratificó además su "total confianza" en la gestión del presidente ejecutivo Tidjane Thiam.

Tras anunciar su retiro de la negociación, Prudential dijo que pagaría a la firma estadounidense una multa de terminación de 152.6 millones de libras, lo que arrojó dudas sobre el futuro de Thiam y provocó llamados para revisar la estrategia de la firma.