El secretario de Turismo, Miguel Torruco, afirmó que, tras la publicación de la Estrategia Nacional de Pueblos Mágicos, la semana pasada, el programa creado en el 2001 para fomentar el turismo local, dejó de ser potestad exclusiva de la dependencia y ahora se incorporan todos los actores públicos y privados, por ejemplo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), se encargará de temas de señalética.

Durante la celebración del primer Día Nacional de Pueblos Mágicos, el funcionario afirmó que, en breve, Mexcaltitán, en Nayarit, volverá tener dicha categoría y que esta semana se abre una convocatoria para que los destinos interesados participen. Actualmente hay 121 nombramientos.

Sin embargo, el senador Antonio García Conejo, presidente de la Comisión de Turismo, aprovechó su participación para reiterar la necesidad de que se le otorguen recursos presupuestales, como ocurría antes del actual gobierno federal. También reconoció los avances en el tema porque los Pueblos Mágicos son fundamentales para apuntalar la reactivación turística.

“Es acertado declarar el día de los Pueblos Mágico, es muy bueno, pero es algo que tiene que ir acompañado de otras acciones para lograr un mayor efecto. Recién presenté una iniciativa para tener un nuevo fin de semana largo con motivo del cinco de octubre. Si no hay recursos para mejorar la infraestructura en las localidades, la señalización, la promoción no tendremos el efecto esperado. Hago un exhorto a los diputados para que en la negociación del presupuesto etiqueten recursos para los pueblos”, comentó.

Desde su perspectiva, se pueden destinar 1,500 millones de pesos del dinero que se está contemplando para la construcción del Tren Maya.

Sobre las nuevas alianzas que desarrolla la Secretaría de Turismo está la anunciada ayer con el grupo editorial G21, que a través de la revista México Desconocido, desarrolló una plataforma de promoción de los Pueblos Mágicos que se incorporará a VisitMéxico como parte de una estrategia integral de promoción.

“Estas acciones son sólo el inicio de una nueva época para el turismo, de un turismo diferente, con enfoque social, que privilegie el desarrollo y crecimiento de los sectores más desprotegidos de la sociedad, sobre todo aquéllos que habitan en los destinos turísticos del país”, dijo Torruco.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx