La productividad de los trabajadores en Estados Unidos creció con fuerza en el tercer trimestre, aunque la tasa de crecimiento probablemente se sobreestimó dado que el fuerte repunte en la producción ha superado el aumento del empleo.

El Departamento del Trabajo dijo el martes que la productividad no agrícola, que mide la producción por hora por trabajador, aumentó a una tasa anualizada de 4.6% en el periodo julio-septiembre. La cifra se revisó a la baja desde 4.9% informado el mes pasado.

La recesión ha diezmado a las industrias de menores salarios, como el ocio y la hotelería, que los economistas dicen que tienden a ser menos productivas.

Las horas trabajadas rebotaron a una tasa de 37.1%, por encima de 36.8% estimado en noviembre y tras un declive de 42.9% en el segundo trimestre.

Los costos por unidad laboral (el precio del trabajo por cada unidad de producción) se hundieron a una tasa de 6.6% en lugar de 8.9% previamente reportado. Los costos por unidad laboral subieron a una tasa de 12.3% en el segundo trimestre. Se incrementaron a un ritmo de 4% frente al año anterior.

“Las grandes oscilaciones en los datos de costos por unidad laboral en los últimos trimestres complican la detección de una tendencia subyacente, pero en general pensamos que el impacto a la economía por el Covid-19 debería afectar a la compensación del empleado”, dijo Daniel Silver, economista de JPMorgan en Nueva York.

La compensación por hora cayó a una tasa de 2.3% el pasado trimestre desde 4.4% previamente reportado. Eso siguió a una tasa de aceleración de 24.3% en el segundo trimestre. La compensación aumentó a una tasa de 8.2% comparada con el tercer trimestre del 2019.

Asimismo, la economía recuperó dos tercios de la producción perdida durante la crisis del coronavirus, pero sólo cerca de 56% de los 22.2 millones de empleos perdidos en marzo y abril. Una amplia brecha entre producción y empleo no es extraña durante las recesiones, se observó una tendencia similar en la Gran Recesión del 2007-09.