A pesar de que la demanda de vehículos pesados va al alza y se reestablece conforme mejora la movilidad, la producción y exportación en México disminuyó en septiembre pasado 8.8% y 11.3%, respectivamente, derivado de la falta de chips y el retraso que enfrenta la cadena de suministro, reportó Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

La industria automotriz fabricó 12,357 unidades en septiembre del presente año, contra las 13,547 unidades del 2020, que representa caída del 8.8%; mientras que reporta disminución de 27.1% respecto al 2019 (año récord de la industria). 

Las exportaciones de vehículos pesados suman tres meses a la baja, por la escasez de semiconductores, por lo que en el noveno mes del año se vendieron 10,772 unidades, que comparadas con las exportadas durante septiembre de 2020, representa una disminución de 11.3%, destacó la ANPACT.

Elizalde destacó que la venta en el segmento de vehículos de pasaje registró 426 unidades, lo que significa un crecimiento de 230.2% respecto a las 129 unidades comercializadas durante el mismo mes del año pasado.

Las ventas acumuladas al mayoreo sumaron un total de 22,318 unidades comercializadas de enero a septiembre de este año, que comparadas con las 16,010 comercializadas en el mismo periodo de 2020 significan un crecimiento de 39.4%. 

Las ventas acumuladas a septiembre en el segmento de pasaje registraron un incremento de 83.5% respecto al mismo periodo del año pasado. 

“Los datos que observamos en las ventas  representan una respuesta del mercado a la reanudación de las actividades tanto laborales como académicas, sin embargo, es necesario recobrar aún los niveles prepandemia y el dinamismo que en años previos observó la industria, líder a nivel mundial”, demandó.

Para ello, el presidente de la ANPACT informó que se cabildea un paquete de incentivos fiscales con los legisladores, que permita impulsar la renovación de la flota vehicular y conlleve a cifras superiores del 2019.