El proyecto aurífero Minas Conga, que se pospuso a finales del año pasado debido a protestas de los habitantes de Cajamarca que temen por las afectaciones del megaproyecto en el medio ambiente de la localidad, no es el único en el sector minero que se ha postergado en Perú. Desde diciembre del 2011 hasta julio del 2012, se postergó el inicio de 15 medianos y grandes proyectos mineros en 12 departamentos de Perú, que suman inversiones por 17,026 millones de dólares.

Las cifras surgen al comparar las proyecciones de inversión que publicó el Ministerio de Energía y Minas (MEM) a fines del año pasado con el último reporte que le dieron a conocer las propias empresas.

Aunque la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) afirmó que el retraso no debería afectar las inversiones en esa actividad, las estadísticas del Ministerio de Energía y Minas (MEM) revelan que hay un fuerte sesgo este año en las inversiones de Perú.

En la lista de 15 proyectos prorrogados no se incluye a Conga, pero si se considera el retraso sumaría 21,826 millones de dólares. La minera estadounidense Newmont, que junto con Buenaventura y el IFC, es propietaria de Yanacocha, dueña de Minas Conga, aseguró que la inversión en el megaproyecto es cercano a los 4,800 millones de dólares

Seis de los referidos proyectos -entre los que figuran ampliaciones de Southern Perú, el proyecto Marcobre, Pampa del Pongo, y Shahuindo- esperaban iniciar operaciones este año. Los otros esperaban comenzar operaciones entre el 2013 y el 2015, y en su mayoría han pospuesto su fecha de inicio entre uno y dos años.

Todos estos planes figuran en la cartera de 51 proyectos mineros por 53,000 millones de dólares que con frecuencia anuncia el gobierno peruano. El especialista Miguel Santillana advertió a mediados de año que, a raíz de la conflictividad que afectaba a Conga, existía preocupación entre los inversionistas y había 20 proyectos en riesgo.

La mayor parte de postergaciones, se debe a que el gobierno, en los últimos meses, no aprueba los estudios de impacto ambiental (EIA), y en otros se demoraba en darles luz verde, dijo José Miguel Morales, presidente del Comité Aurífero de la SNMPE.

Las demoras en aprobar los EIA a su vez se originaron en los retrasos para aprobar el reglamento de la Ley de Consulta Previa.

El Viceministerio de Interculturalidad ya debería de haber aprobado ese reglamento, pues, mientras eso no ocurra, no habrá ningún funcionario dispuesto a resolver estos problemas, porque le puede costar la cabeza. Pero mientras eso no se resuelve, el país está perdiendo competitividad , acotó Morales.

COBRE, EL MÁS AFECTADO

De los 15 proyectos mineros que se han postergado en los últimos siete meses, 11 comprendían la producción de cobre, la mayoría en fase de exploración, y con los cuales se esperaba incrementar en 2 millones 422,000 toneladas métricas por año la producción del metal rojo. José Miguel Morales, presidente del Comité Aurífero de la SNMPE, estimó que de todas maneras se espera una caída de producción cuprífera este año.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica