Dado que las plataformas digitales están transformando el mundo del trabajo, la Organización Internacional del Trabajo presentará un nuevo informe en el que analiza el tipo de empleo que se genera a través de estos medios, para que así se pueda garantizar que ofrezcan oportunidades de trabajo decente y fomenten el crecimiento de empresas sostenibles.

El informe, que se presentará el próximo 23 de febrero, se centra en dos tipos principales de plataformas digitales de trabajo: las plataformas en línea basadas en la web, en las que los trabajadores realizan tareas en línea y a distancia, y las plataformas basadas en la localización, en las que los individuos realizan tareas en un lugar físico específico, como los taxistas y los repartidores.

El informe se basa en las conclusiones de las encuestas y entrevistas realizadas por la OIT a unos 12.000 trabajadores y representantes de 85 empresas de todo el mundo en múltiples sectores.

Al respecto, Héctor Mercado, magistrado en materia laboral, ha dicho en diferentes foros que si bien las plataformas requieren una regulación para que se incorporen los derechos laborales; hay tres ángulos que se deben analizar: el fiscal, el de la seguridad social y el laboral.

“Debemos trabajar para que los esquemas sean congruentes entre sí. Debemos trabajar para que estos tres esquemas sean mejores y los pagos de impuestos se acerquen para tratar de legislar la relación laboral. A mi juicio se debe hacer leyes específicas, de teletrabajo y para las aplicaciones a favor de los trabajadores; el fenómeno es triple, porque debemos empezar a tratar el fenómeno de la seguridad social con un trabajo, el derecho de tener una vivienda con tener un trabajo, se deben otorgar garantías sin vincularlas al trabajo y cuidar en no caer en la informalidad”.

Añadió que “debemos plantear el derecho a la seguridad social y deben ser armonizados con esquemas rígidos. El objetivo es lograr ingresos, permanencia en el trabajo y la seguridad social, y ser lo suficientemente abierto para ver la realidad de los fenómenos que se deben reglamentar e impedir que sean desplazados en las relaciones de trabajo”.

rrg