La francesa Peugeot incursionará en México y América Latina en uno de los segmentos de mayor venta de vehículos, el de pick ups medianas (una tonelada), por lo que formalizó el lanzamiento de su camioneta Landtrek para dar paso a la internacionalización del producto europeo hecho en China.

La comercialización de la pick up comenzó en México la semana pasada vía online, mientras que a partir de ayer 25 de noviembre, está disponible en todas las concesionarias, con la apuesta de colocar 1,000 Landtrek en los próximos 12 meses, anunció Igor Dumas, director general de Peugeot México. El directivo dijo que la apuesta es “conquistar” los consumidores de América, desde México hasta Argentina, en un segmento que representa más de 2.5 millones de ventas anuales en el mundo.

“La base de ambición que nos fijamos es market share de la marca, que es de 1% del segmento, entonces un segmento que hace (vende) 100,000 unidades en México, el 1% es igual a 1,000 unidades, y pensamos que quizá podemos hacer más”, estimó Dumas.

La Peugeot Landtrek competirá con la pick up NP 300 Frontier de Nissan, que es la más vendida en México, así como con la Hilux de Toyota. “Con la nueva pick up, Peugeot deseaba afrontar tres retos: continuar su desarrollo fuera de Europa, gracias a una oferta de pick up lo más internacional posible, además de aumentar el volumen de ventas apoyándose en una gama completa de vehículos comerciales ligeros, de los cuales el 77% son pick ups en América Latina y fortalecer su reputación internacional atrayendo nuevos clientes”, apuntó.

La camioneta es manufacturada en China en alianza con la empresa Changan Motors en Wuhan y la versión básica tendrá un costo desde 504,900 pesos hasta 634,900 pesos en la alta gama, que tendrán motor turbo de gasolina.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx