El 23 de marzo, los servicios de salud de Pemex reportaron el primer caso confirmado de un trabajador de la empresa que contrajo la enfermedad del coronavirus Covid-19.

Se trató de un sindicalizado de 52 años, que viajó a Europa junto con algunos familiares, entre el 10 y 19 de marzo.

De esa fecha, al 17 de septiembre pasado, se reportaron 8,463 casos, y 1,354 fallecidos.

De esa cifra, 319 se trató de trabajadores en activo, 607 jubilados y 431 familiares, así como siete externos. Eso quiere decir que han muerto, en promedio, 8 personas al día.

La empresa asegura que “la estrategia de prevención integral contra el Covid-19, ha logrado contener la propagación de contagios entre los trabajadores”.

Los servicios de Salud de la empresa productiva del Estado, atiende a alrededor de 750,000 personas, entre trabajadores en activo, jubilados y familiares, así como algunos pacientes externos.

Hasta el momento, los trabajadores de la Salud de Pemex han atendido a 22,461 personas con síntomas de padecimientos respiratorios, a los que se les han realizado 13,883 pruebas de diagnósticos. Eso quiere decir que Pemex ha realizado pruebas Covid-19 a 61.80% de las personas que han presentado síntomas.

Mediante ese ejercicio se han logrado descartar 6,085 casos y confirmar 8,463 como portadores de Covid-19.

Las cifras indican que 60.95% de las personas a las que se les ha practicado la prueba han resultado positivas.

Hasta el reporte del jueves pasado, de los pacientes Covid confirmados, habían sido dados de alta 6,686. Lo que quiere decir que 79% de las personas que contrajeron la enfermedad y que fueron atendidos en los servicios de salud de la paraestatal se recuperaron y 21% murieron.

Actualmente (hasta el reporte del 17 de septiembre) en Pemex se tenían 386 casos activos, de los cuales 300 estaban en aislamiento domiciliario y 86 hospitalizados en un pabellón aislado del resto de los pacientes. De éstos últimos, 27 se encontraban en terapia intensiva.

Registros semanales muestran tendencias a la baja

Pemex comenzó a compartir información diaria sobre pacientes Covid-19 en sus instalaciones hasta el 15 de abril, cuando se tenían ya 83 casos.

Si se analizan los registros semanales (lunes) se observa que, desde el 18 de mayo, cuando había 542 casos activos, hasta el 14 de septiembre pasado, los reportes de los lunes refieren que el número de casos activos se había mantenido por arriba de los 400. En ese lapso el promedio es de 560. Los gráficos muestran que las tres semanas más difíciles son las que van del 20 de julio al 3 de agosto cuando superaron los 700 casos.

A partir de ahí, hay una tendencia a la baja. Todas las semanas se han reportado menos casos activos hasta llegar a 425 el lunes pasado, pero todavía no se llega a los niveles de principios de mayo o semanas anteriores cuando los casos activos semanales no superaban los 333.

Hasta el jueves pasado, 129 pacientes que ingresaron a terapia intensiva se regresaron a su domicilio.

Registro de fallecimientos; a la baja

El registro de muertos muestra que del 15 de abril al 14 de julio hubo una tendencia al alza a razón de 27 casos nuevos en promedio semanalmente y el registro pasó de 7 casos, el 15 de abril, a 99 el 20 de julio. Sin embargo, desde el 21 de julio al 14 de septiembre el promedio de nuevos casos semanales fue de 71, pero con una tendencia a la baja. Para el lunes pasado se registraron 37 casos semanalmente.

Casos confirmados

Al analizar los registros semanales pareciera que se dibuja una trayectoria en U invertida, pero con un dato que parece aberrante que sale de manera desproporcionada de la tendencia, pues entre el 25 y 31 de agosto se reportaron 790 casos, cuando las dos semanas anteriores se registraron 444 y 379 casos y las dos posteriores 387 y 231. Con lo errático que se muestran los datos de las últimas tres semanas se dificulta una conclusión.

Lo cierto es que el registro de 231 casos semanales confirmados en la semana del 8 al 14 de septiembre es el más bajo de las 19 semanas, pero arriba de los 35 casos que aparecen en el registro de la cuarta semana a partir de que Pemex comenzó a compartir sus datos.

Infraestructura hospitalaria

Pemex cuenta con dos hospitales centrales, los ubicados en Azcapotzalco y Picacho, en la Ciudad de México; seis hospitales regionales en Ciudad Madero, Minatitlán, Poza Rica, Reynosa, Salamanca y Villahermosa y 14 hospitales generales en Veracruz, Nuevo León, Campeche, Tabasco, San Luis Potosí, Oaxaca e Hidalgo.

Además, cuenta con dos clínicas hospitales: en Huauchinango, Puebla y Naranjos, Veracruz; así como 26 consultorios en distintos estados del país.

diego.badillo@eleconomista.mx