Petróleos Mexicanos (Pemex) triplicará las inversiones destinadas para los próximos 22 años en su asignación terrestre A0165M del campo Jiliapa de la región norte de la estatal, donde las expectativas de producción fueron muy superiores a las estimadas en 2014 ya que la declinación del área ha resultado mucho menor de lo esperada, según aprobó la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).  

En la 63 sesión extraordinaria del órgano de gobierno del regulador se aprobó este jueves la modificación al plan de desarrollo para este campo por parte de la estatal, que pasará de una inversión de 25.2 millones de dólares a 84.5 millones de dólares para la extracción de los hidrocarburos remanentes en este campo descubierto hace 60 años.  

La comisionada Alma América Porres detalló que a pesar de las expectativas de Pemex cuando recibió por parte de la Secretaría de Energía esta asignación en 2014, el campo ha tenido un mejor desempeño y no declinó como esperaban, por lo que se requerirán más inversiones. Pero además, se ampliará la vigencia de la asignación del 2034 al 2042, según aprobó la CNH a solicitud de la estatal.  

El campo Jiliapa, ubicado en el municipio de Tiahuatlán, Veracruz, al norte de Poza Rica, tiene una extensión de 27.7 kilómetros cuadrados y hoy ocupa el lugar 118 en el ranking de los campos con mayor producción del país. En su pico productivo hace más de una década, llegó a tener 70 pozos operando y una producción de 7,000 barriles por día. Hoy se lleva a cabo el desarrollo de 110 pozos, de los cuales 67 están cerrados y 25 operando, con una producción diaria de 600 barriles de aceite negro, ligero con una gravedad de 34 grados según la nomenclatura del American Petroleum  Institute (API).  

Al 2042, la petrolera estatal espera extraer todavía 1.91 millones de pies cúbicos de gas y 2.09 millones de barriles de crudo.  

Lo anterior, se llevará a cabo gracias a la puesta en marcha de los pozos que hoy tiene taponados y agregará cinco pozos adicionales al desarrollo del campo, además de 11 reparaciones mayores a la infraestructura, 66 reparaciones menores y 96 taponamientos en los próximos 22 años.  

En el plan de desarrollo original del campo Pemex planteó una inversión total de 25.2 millones de dólares entre el 2014 y el 2034, misma que fue superada ya en 8.12 millones de dólares al 2020. De ahí que aunque al alza, se resaltó durante la sesión del regulador que Pemex se mantuvo en una situación de incumplimiento.  

Sin embargo, no se hará acreedora a sanciones porque cumple con el mandato primordial de la legislación vigente en torno a los hidrocarburos, que es maximizar su valor. Al 2032, la expectativa era una extracción de 0.89 millones de barriles como reserva remanente en el campo, pero con técnicas de bombeo neumático al 2020 llevan 1.37 millones de barriles y por tanto esperan llegar a 2.04 millones de barriles en los próximos años, que en términos teóricos son considerados la etapa de mantenimiento y cierre de la producción del campo.  

Finalmente, la CNH estimó que gracias al desempeño que ha realizado la petrolera estatal en esta zona que es donde mayor conocimiento tiene del subsuelo, la recuperación económica por barril será de 3.4 dólares después de todos los gastos, lo cual resulta muy alentador para el perfil de campos maduros que hoy opera Pemex.  

karol.garcia@eleconomista.mx