En su esfuerzo por sobrevivir a la Operación Lava Jato, el grupo Odebrecht está planeando movimientos que hubiesen sido impensables hace unos años. La familia que da su nombre a la empresa y por lo tanto continuará ya no tendrá ningún miembro en la gestión. No habrá miembros de la familia en la presidencia del consejo o como jefe ejecutivo.

Después de que Emílio Odebrecht se retire de la presidencia de la holding Odebrecht S.A. (ODB), en unos dos años, sólo profesionales serán nombrados por la familia. Estos representantes no serán mayoría tampoco. El objetivo es que el directorio del ODB esté integrado principalmente por directores independientes. La estructura final todavía está siendo diseñada.

Newton Santos, director ejecutivo de ODB, explicó al diario Valor Econômico que la familia tendrá un papel de inversionista, y y ya no gestionarán la empresa. "Emílio está tomando los procedimientos en Kieppe Participações [sociedad de cartera a través del cual la familia Odebrecht controla el negocio] para que todas estas prácticas y políticas sean documentadas", dijo.

No menos emblemático es el plan, todavía en gestación, de tornar a Odebrecht Engenharia e Construção (OEC), el brazo de la construcción, en una empresa pública. Se trata de un proyecto para el 2018, pero uno de los que el grupo considera principalmente en su intento de recuperar la confianza del mercado de clientes y prestamistas . Las acciones de cotización en BM&FBovespa serían una forma de hacerlos más transparentes para la sociedad.

Sin embargo, Santos se negó a explicar el futuro individual de las empresas.

El grupo está implementando un nuevo modelo de gestión. Negoció con el grupo de trabajo de Lava Jato, en el acuerdo de clemencia propuesto, que Emílio Odebrecht tendrá dos años, desde la certificación de los acuerdos, para concluir la reorganización del grupo y luego comenzar a cumplir la sentencia que se le dio dos años de cárcel domiciliaria y dos años en condiciones semi-abiertas .

Los cambios en la junta de ODB marcan la culminación de un proceso que comenzó en la estructuración de la gestión de las empresas operativas. Hoy en día, el directorio de la compañía está formado por personas muy cercanas a la familia Odebrecht.

La oferta pública inicial (OPI) de OEC algo que Marcelo Odebrecht, ex director general del grupo, ahora en prisión, rechazó completamente tendría como objetivo principal ser un control de escrutinio público para el negocio, dicen personas familiarizadas con los planes de la compañía. OEC incluye Construtora Norberto Odebrecht y las operaciones internacionales de construcción, además de las operaciones en la manufactura.

Antes de Lava Jato, los accionistas controladores de los grandes grupos de ingeniería no tenían ni siquiera razones financieras para considerar hacerse públicos, tener asociaciones y compartir beneficios. De manera simplificada, el negocio operaba básicamente con anticipos de clientes para el inicio de las obras, exigiendo poco compromiso de capital de la empresa. Los anticipos se restaron de los pagos finales, en la entrega del proyecto.

La participación del BNDES, el Banco Brasileño de Desarrollo, como prestamista de grandes proyectos de infraestructura, aseguró la estabilidad de los flujos de dinero. Lava Jato, descubriendo los problemas de corrupción en muchos proyectos, modificó todo eso. Ahora, la mezcla de crisis de credibilidad y contracción de la economía brasileña no permite prever quién va a sobrevivir en esta industria ni cuál será el mecanismo de esta operación.

Actualmente, Odebrecht tiene socios en varios negocios. El grupo está considerando la expansión de esta política y no excluye a un socio, incluso en el ODB, aunque las personas cercanas a la gestión hacen hincapié en la mayor voluntad de hacer a OEC público.

Odebrecht Agroindustrial, productora de azúcar y etanol cuya deuda de 11,000 millones de reales (3,478 millones de dólares) fue renegociada el año pasado, es candidata para conseguir un nuevo inversionista. Pero la definición vendrá en el 2019, cuando se concluya la primera etapa del ciclo de reestructuración.

Sin embargo, nada que pueda contribuir a los signos de independencia y profesionalización queda excluido, contrario a lo que prevalecía como política en el pasado, en un grupo siempre orgulloso de su tradición familiar. La idea es que hasta la salida de Emílio Odebrecht, que es probable que se de en el 2018, se defina esta estructura.

Mientras tanto, la petroquímica Braskem será la base del grupo, su principal generador de efectivo. Para este año la prioridad aún es concluir el programa de venta de activos, para obtener hasta 13,000 millones de reales (4,111 millones de dólares) en fondos para la sociedad de cartera más la reducción en la deuda consolidada .

ODB tenía 76,000 millones de reales (24,000 millones de dólares) en deuda neta en junio pasado. De éstos, 51,000 millones de reales (16,125 millones de dólares) son atendidos y 6,000 millones de reales (1,897 millones de dólares) están relacionados con activos cuya venta está siendo negociada. En la fase final de reestructuración con acreedores, pertenecen a Odebrecht Óleo e Gás, empresa que arrienda barcos petroleros a Petrobras. También hay una solución pendiente de 5,000 millones de reales (1,580 millones de dólares), vinculada a Odebrecht Transport (OTP) y alianzas público-privadas.

En el caso de OTP, el grupo está negociando un plan de reestructuración con BNDESPar, brazo de inversión del BNDES, y FI-FGTS, el brazo de inversión del Fondo de Cesantía de Trabajadores, administrado por Caixa Econômica Federal. OTP fue creada en el 2010 para invertir en concesiones de infraestructura tales como ferrocarriles, metros y aeropuertos.

Sus activos incluyen Riogaleão, que gestiona el aeropuerto internacional de Río de Janeiro; Embraport, terminal de contenedores en el Puerto de Santos; Rota do Oeste, operador de carreteras que ganó la concesión de la BR-163; la línea 6 del metro de São Paulo; y SuperVia, sistema de transporte de pasajeros en Río.

Odebrecht tiene 59% en OTP, mientras que el FI-FGTS tiene 30% y el BNDESPar 11 por ciento.

Una persona familiarizada con las conversaciones dijo que el acuerdo implica una reestructuración empresarial y financiera, con la llegada de un nuevo inversor. De esta manera la participación del grupo se diluiría, convirtiéndose Odebrecht en un inversionista minoritario. El diario Valor Econômico ha sabido que Odebrecht aceptó reducir su participación y permanecer en el negocio, siempre y cuando tenga derecho a participar en la gestión. De lo contrario, dejaría el negocio.