Interjet logró sortear las turbulencias del 2017 y movilizó 12.3 millones de pasajeros (de los cuales 2.7 millones fueron internacionales y 9.6 millones nacionales), lo que representó un incremento de 11.3% respecto al año previo, y apuesta a mantener ese vuelo. Además, Interjet fue la aerolínea que más creció en el rubro de pasajeros internacionales (35%).

Luego de ajustes financieros (venta de aviones y aportaciones de capital internas) y una renegociación “fuerte” con el fabricante de sus aviones Sukhoi Superjet, que incluyó cambiar el contrato de compra a uno de arrendamiento para ocho aviones que les falta por recibir, la aerolínea está lista para continuar su crecimiento este año con la apertura de 37 nuevas rutas (27 de ellas nacionales), afirmó su director, José Luis Garza.

“Tenemos una gran confianza de que seguirá creciendo el uso del transporte aéreo dentro de país, a pesar de las limitaciones que genera la saturación del AICM, por eso las siguientes rutas ya no tocarán esa terminal”, comentó.

San Luis Potosí, Monterrey, Culiacán y Cancún son algunos de los puntos que tendrán mayor desarrollo y que serán atendidos principalmente con los aviones de Sukhoi. A nivel internacional, las aeronaves Airbus les seguirán ayudando en su interés de continuar creciendo en Estados Unidos, Canadá, Cuba, Perú, Colombia y, eventualmente, llegar a Quito.

En rueda de prensa, el directivo dijo que, debido a su modelo de negocio, está descartado que en el corto y mediano plazos pueda abrir una ruta a Europa, mercado que seguirán atendiendo a través de su alianza con Iberia y, en los siguientes meses, concretarán una más con Lufthansa.

A pesar de los planes de expansión, Garza dejó en claro que existen diversos retos (como las variaciones en el tipo de cambio y la creciente inflación) que deben convertirse en oportunidades.

“La tarifa promedio del 2017 fue más baja que la del año previo. En el 2018 no sé qué pueda pasar. Estamos atentos a ver qué viene en materia de inflación para seguir sosteniendo precios atractivos y buscar volumen para compensar y mantener niveles de rentabilidad adecuados”, explicó.

EL RETO FINANCIERO Y LOS AVIONES RUSOS

El director de Interjet recordó que en el año tuvieron que tomar decisiones no contempladas para atender, principalmente, sus pasivos de corto plazo, las cuales incluyeron vender siete aviones que eran de su propiedad (que ahora arriendan) y el aumento de capital de 200 millones de dólares.

“Estamos intentando montar un financiamiento de largo plazo de los pagos de los enganches de los aviones Airbus 320 que tenemos comprometidos”, afirmó.

Garza manifestó que para mantener la estabilidad de la empresa, si fuera necesario aún cuenta con ocho aviones más que pueden vender. Incluso, podrían iniciar nuevamente los trámites para colocar acciones en la Bolsa Mexicana de Valores. Respecto a sus aviones de origen ruso, afirmó que de los cuatro que tienen en tierra, uno está en mantenimiento mayor y el resto en espera de que alguna de sus partes sea reparada, pero prevén que a más tardar en marzo tres estén ya operando.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx