Las negociaciones para evitar que el presidente Donald Trump cumpla su amenaza arancelaria continuarán hoy ante el planteamiento de varios asuntos que deben ser estudiados con más cuidado para lograr un acercamiento de posiciones, informó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

“En resumen, tuvimos una reunión, yo diría, cordial. Cada quien defendió con argumentos, con firmeza sus puntos de vista. No era de esperarse que en una primera reunión de dos horas te pongas por completo de acuerdo en algo (...) Tendremos otras reuniones con el objetivo de acercar posiciones”, puntualizó Ebrard en una rueda de prensa en la Embajada de México en Washington luego de finalizar su encuentro en la Casa Blanca con el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado, Mike Pompeo, Kevin McAleenan, secretario Interino de Seguridad Interna, y otros funcionarios.

Marcelo Ebrard manifestó que ambos gobiernos reconocen que la situación de la ola migratorio hacia Estados Unidos no puede mantenerse así.

“El punto de partida es que ambas partes reconocemos que la situación actual no se puede mantener como está, ¿Por qué? Porque se dio el reporte de los números y efectivamente los flujos están creciendo demasiado”, dijo.

Antes de la reunión entre la comitiva mexicana y funcionarios estadounidenses, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) reportó que en mayo detuvo o consideró inadmisible a más de 144,278 migrantes, en su mayoría de Centroamérica, en la frontera suroeste con México. Lo que representa un aumento de 32% respecto a abril. Asimismo, fueron detenidas 132,887 personas que ingresaron ilegalmente al país en mayo, un promedio de 4,286 personas por día, en comparación con 99,304 en el mes de abril y 92,840 en marzo.

El canciller precisó que el gobierno estadounidense busca medidas que tengan efecto inmediato o a corto plazo, sin embargo, México reitera que no sólo las medias inmediatas y punitivas son una solución posible al fenómeno migratorio.

Respecto a la posibilidad de que a partir del próximo lunes se aplique la tarifas de 5% a todos los productos mexicanos, Ebrard aseguró que se va a seguir dialogando y trabajando sobre ese y otros temas.

“Tenemos que agotar la ronda que tenemos ahora, procurando que no haya un efecto económico la próxima semana, no me gustaría especular, pero lo que nos gustaría es evitar el impacto de las tarifas para las dos economías, para los consumidores, para las personas de ambos países que podrían tener un alto costo. Estamos tratando de hacer un esfuerzo para evitarlo”, aseveró.

Agregó que es difícil evaluar la posición del vicepresidente Pence respecto a la amenaza arancelaria ya que durante esta primera reunión el tema central fue la migración. También dijo estar confiado en que Mike Pompeo será un factor interesante para buscar acercamiento entre las posiciones.

“Lo importante es que hay acercamiento, no se desecharon las posturas de ambas partes, mañana nos volvemos a reunir (...) vamos a estar trabajando varias horas, no sé exactamente el tiempo que nos tome para explorar cómo podemos acercar las posiciones”. En la ronda de negociación de mañana estará el vicepresidente Mike Pence, y se espera la confirmación de los demás actores.

Previo al inicio de la conferencia de prensa del canciller, el presidente Donald Trump escribió en su cuenta de Twitter que la negociación continuaría este jueves. “El diálogo migratorio en la Casa Blanca con los representantes de México terminó por hoy Hubo avances, pero ¡no lo suficiente! Los arrestos en la frontera en mayo fueron de 133,000 debido a que México y los demócratas en el Congreso se niegan a dar presupuesto para una reforma de inmigración”.

Ayer por la mañana, el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, había dicho que los aranceles estadounidenses a bienes mexicanos podrían no entrar en vigor, lo que ofrece un atisbo de esperanza a las empresas de ambos países, que están inquietas por los efectos para los consumidores y las propias compañías.

Navarro dijo a CNN que los aranceles, que entrarían en vigencia la próxima semana, podrían no ser necesarios porque Estados Unidos ahora tiene “la atención de los mexicanos” para detener la inmigración ilegal.

Llegó a perder 1.61%

Peso vive día de tensión por Trump y Fitch

Ayer en operaciones electrónicas, el tipo de cambio llegó a tocar un máximo de 19.8290 pesos por dólar, una depreciación de 1.61% o 31 centavos, después de que la nota Fitch redujera la calificación de México, de “BBB+” a “BBB”, mientras que Moody’s revisó la perspectiva de la nota soberana del país de Estable a Negativa, pero mantiene la calificación en “A3”.

A las 18:00 horas, la moneda mexicana moderó su caída ubicándose en 19.7299 pesos por dólar, una depreciación de 1.14% o 22 centavos con respecto al cierre de Banco de México. Lo anterior, después de que el canciller Marcelo Ebrard aclarara que las negociaciones con Estados Unidos sobre los aranceles continuarán el día de hoy.

El tipo de cambio concluyó las operaciones de ayer a la 1:30 de la tarde en un nivel de 19.5170 unidades por billete verde, con datos del Banco de México. Esto significa una variación marginal positiva de 0.08 por ciento. (Cristian Téllez)

[email protected]